El tiempo en: Sevilla
Martes 21/05/2024  
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Almería

Cinco años sin juicio tras las amenazas de un violador: "Mi familia necesita descansar"

Aunque la agresión sexual ya ha sido enjuiciada y se ha dictado condena, esperan aún un nuevo juicio por amenazas, que sigue sin fecha

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Juzgados. -

Esther Sabio es la madre de una joven que fue violada por su novio y dos amigos de éste cuando la víctima era menor de edad, y aunque la agresión sexual ya ha sido enjuiciada y se ha dictado condena, esperan aún un nuevo juicio por amenazas a la chica, que casi cinco años después sigue sin fecha.

“Mi familia se merece el poder vivir en paz y descansar. Somos cinco personas que estamos sufriendo, estamos somatizando enfermedades, pillando depresiones, estamos otras vez con ansiedad y con nervios, pero esto no va a quedar así. Voy a ir a donde tenga que ir y me voy a manifestar todos los días que haga falta”, asegura Sabio a EFE.

Después de tanto tiempo de espera, hace un par de semanas se abría una puerta a la esperanza, ya que se comunicó a la familia que por fin tenían fecha de juicio, que se celebraría el 18 de junio. Sin embargo, el abogado de uno de los acusados ha comunicado que ese mismo día tiene otra vista oral, por lo que todo vuelve a quedar en el aire.

“El compañero contrario ha solicitado, a través de un escrito, la suspensión de la vista, habida cuenta de que le coincide con otra y que, encima, es una causa con preso, por lo que tiene prioridad de suspensión”, apunta a EFE el abogado de la hija de Esther, Miguel Martínez.

“Lo que vamos a hacer nosotros es poner de manifiesto esto al juzgado y que se señale ya, que se ponga a disposición de la defensa para que ponga una fecha exacta y concreta, que nosotros no vamos a pedir ningún tipo de suspensión”, resalta el letrado.

“Los acusados tienen miedo porque en ese juicio se hará pública su identidad. No es mi problema. Quien tiene una sentencia de maltrato es el exnovio de mi hija. Quien tiene una sentencia de violación es él. No es mi hija. El caso de mi hija fue una violación múltiple. Eso es muy duro y eso se ha callado”, lamenta Esther.

Antonio, la pareja de Esther, insiste en que en este caso hay cinco víctimas y lamenta que el abogado de uno de los acusados se oponga a la fecha del juicio cuando podría designar a un sustituto. “Tendrían que mirar tanto los jueces como las entidades públicas que la justicia sea más rápida y más honrada”, asevera.

Fue en mayo de 2019 cuando el ya condenado por la agresión sexual, A.M.P., y su amigo J.M.M.L. se encontraron con la hija de Esther en el recinto ferial de Almería en un festival de música. Allí, según mantiene la Fiscalía, el exnovio se acercó "de manera desafiante" a la joven y le hizo "el gesto de cortarle el cuello", tras lo que el segundo le habría dicho al oído: "te vamos a volver a violar".

Un episodio que hizo que la chica no sólo denunciase este incidente, sino también la violación grupal que sufrió seis años antes, cuando tenía 14 años, y que hasta ese momento había mantenido en silencio. Su exnovio y ella ya eran mayores de edad, pero éste fue juzgado como menor, porque lo era cuando se produjo la violación. Fue el único enjuiciado por la agresión sexual y se le impuso una pena de siete años de internamiento en un centro de menores.

La Fiscalía pide para los acusados sendas penas de 24 meses de prisión y dos órdenes de alejamiento de 500 metros durante cuatro años para ambos acusados por un delito de amenazas no condicionales, con la agravante de parentesco en el caso de A.M.P.

La misma pena que reclama el letrado Miguel Martínez, quien aspira a que la orden de alejamiento dure seis años. "La pena máxima a la que se enfrentan es de dos años. Si no es de dos años y un día, no tienen que ingresar en prisión", ha explicado.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN