Quantcast
El tiempo en: Sevilla
Miércoles 10/08/2022
 

Andalucía

Exclusiva

Diferencias entre el coronavirus y la viruela del mono

Los organismos insisten en recordar que mantener la distancia es fundamental para evitar el contagios

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Unos días después de la aparición de la fiebre, se desarrolla una erupción cutánea muy característica en la viruela del mono.

España no deja de sumar casos de la viruela del mono, una situación que recuerda, salvando las distancias, al comienzo de la pandemia del coronavirus.

Sin embargo, aunque ya sabemos qué es y cómo se contagia, todavía muchas personas no alcanzan a determinar si es peligrosa o no.

Según los organismos médicos, la viruela del mono no será como la pandemia del coronavirus, aunque, por otro lado, insisten en recordar que mantener la distancia es fundamental para evitar el contagio.

Pero, si hay tantos contagios... ¿por qué no es tan peligrosa?

Para empezar, y a diferencia de la Covid, la viruela del mono es un virus conocido, fue descubierto en 1958 en colonias de monos y más tarde, en 1970, se conoció el primer caso en un humano. Desde entonces no se ha parado de hacer investigaciones, por lo que su forma de contagio y síntomas no pilla a los expertos por sorpresa.

Otro aspecto importante: el contagio. Mientras que con el coronavirus, al principio, había muchas dudas sobre la forma de transmisión (guantes si, contacto con objetos...), con la viruela del mono está claro como se contagia. Se puede transmitir por contagios, a través de la saliva, de excreciones respiratorias, así como por el exudado de la herida o el contacto con la costra.

Una de las grandes preocupaciones de la Covid es que no se sabe cómo va a afectar a cada persona, mientras que para algunos es un leve resfriado, a otros les provoca la muerte. Por el contrario, con la viruela del mono los sintómas son muy leves, aunque reconocibles (no hay casos asintomáticos como en la Covid). Fiebre, dolor intenso de cabeza, dolores musculares y decaimiento son algunos de los síntomas más comunes. Se sabe que dura de 2 a 4 semanas y, aunque puede haber casos severos, la mayoría de las personas se recuperan en un corto periodo de tiempo.

TE RECOMENDAMOS