El tiempo en: Sevilla
25/02/2024  

Atando Cabos

Día de las escritoras

Hay quién dirá qué para qué se necesita un día de las escritoras. En los libros de literatura española solo aparecen cuatro

Publicado: 26/10/2022 ·
09:07
· Actualizado: 26/10/2022 · 09:07
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
  • Ana María Matute. -
Autor

Remedios Jiménez

Licenciada en Historia, docente jubilada, integrante del Aula Atenea del Ateneo de Jerez y de varios clubes de lectura

Atando Cabos

Una mirada sobre lo que nos pasa día a día, bajo los titulares de la incesante actualidad

VISITAR BLOG

Hay quién dirá qué para qué se necesita un día de las escritoras. Será que no ha estudiado en España, en los libros de literatura española, ya sean de Primaria, Secundaria o Bachillerato no aparecen más de cuatro: Teresa de Jesús, Emilia Pardo Bazán, Rosalía de Castro y alguna actual, el resto son hombres. A ver si dándoles un día se hace notorio que están aquí, que estuvieron aquí también en el 27, una generación literaria tan sobresaliente en la que parece que sólo hubo hombres. Miren las fotos, están ahí junto a ellos: Margarita Nelken, Concha Méndez, Rosa Chacel, María Moliner, María Teresa León, Ernestina de Champourcín, Josefina de la Torre, Luisa Carnés, Federica Montseny, Carmen Conde, María Zambrano y tantas otras; la historia de la literatura las omitió.

Tampoco aparecen las del 98, ni las del 36, ni las del 50: Carmen Laforet, Ana María Matute, Carmen Martín Gaite, Gloria Fuertes, etc. Mira que hablar de ellas son palabras mayores, pues sólo una minoría reconocería a Gloria, de “Un globo, dos globos, tres globos”. Está claro que es imprescindible un día de las escritoras. Así tengo un motivo para para hablarles de LuciaBerlin, una de mis favoritas. Su “Manual para mujeres de la limpieza” se convirtió en un éxito a nivel mundial diez años después de su muerte en 2004. Del dos de mayo de 2016 es una crítica en Babelia, el País, en la que destacan:”” Manual para mujeres de la limpieza” es una antología de relatos basados en la vida itinerante de Lucia Berlin, una alcohólica inteligente y valiente que trabajó de todo para mantener a sus hijos". 

Madre mía, “una alcohólica”, sí que lo fue, pero también Ernest Hemingway y nunca he visto que lo definieran así. Ni siquiera lo de “inteligente, valiente, que trabajó de todo y madre” compensa que no resalten que era una excelente escritora. Porque Lucia ejerció diferentes oficios a lo largo de su vida, mujer de la limpieza, enfermera, profesora de literatura al final, pero por encima del sustento, estaba la máquina de escribir que la esperaba en casa y la calidad de sus textos.

Su particular visión del mundo y los ingredientes autobiográficos, me han llevado a sentarme con ella en el autobús de vuelta a casa, en la lavandería, he echado unos peniques en las casas que limpiaba para añadirlos a los que ponían a prueba su honradez. Me he sumergido en las aguas del Caribe mexicano y he visto renacer por amor a su hermana que moría de cáncer y siempre he querido volver una y otra vez. 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN