El tiempo en: Sevilla
Sábado 24/02/2024  

A(Em)prendiendo

Conciencia y honor

El artículo 108.8 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General establece que para tomar posesión y adquirir

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
  • Conciencia y honor. -

El artículo 108.8 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General establece que para tomar posesión y adquirir la plena condición de sus cargos, “los candidatos electos deben jurar o prometer acatamiento a la Constitución, así como cumplimentar los demás requisitos previstos en las Leyes o reglamentos respectivos”. Parece que algunos representantes públicos han leído mal este artículo y han debido interpretar que deben atacar la Constitución en lugar de acatarla. Quizás algunos sufren de dislexia, otros se consideran superiores y exigen privilegios, y otros simplemente saben que disentir de la disciplina de partido les privaría de sueldos públicos. 

Aunque no hay una fórmula legal obligatoria, tradicionalmente la que se usaba era: “Juro (o prometo) por mi conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo de (cargo que se asume), con lealtad al Rey, guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado”. Por lo que se ve esta fórmula tampoco obliga a algunos, ya que de nada sirve que juren o prometan por algo de lo que parece carecen, y la lealtad es para el amado líder que los puso en las listas. Los ciudadanos ya han hecho su trabajo, votarles. Ahora, a callar. Olvidan algunos que los miembros de las Cortes representan al pueblo español, a todo, no al de su provincia, y no solo a quienes les han votado. La amnistía no estaba en el programa electoral y un voto no es un cheque en blanco.

Cuando los delincuentes que aspiran a romper el sistema facilitan que se forme el gobierno que les interesa, la democracia está en jaque, porque quien dirige nuestras piezas ha decidido conceder a una parte disidente y delincuente la categoría de únicos representantes de la voluntad de toda una región, y no le importa sacrificar lo que haga falta y quebrar la separación de poderes para no verse fuera del tablero. En 2022 se produjeron en España 2.323.075 hechos delictivos. Solo hay que prometerles indultos y amnistía para facilitar la convivencia. Ahí hay una gran cantera de votos futuros para quienes el fin justifica los medios. 

Un líder debe aspirar a influir, estimular e incentivar a que todos den lo mejor de cada uno para alcanzar objetivos comunes. Los auténticos líderes no buscan marionetas. Algunos diputados lo serán si ayudan a delincuentes a salirse con la suya, aunque si les queda algo de conciencia y honor quizás todavía hay esperanza.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN