El tiempo en: Sevilla
16/06/2024
 

Andalucía

El atragantamiento se alza como la primera causa de muerte no natural

Cada vez es más frecuente leer noticias relacionadas con este tipo de incidentes. Así puedes actuar en caso de presenciar uno

  • Atragantamiento. -

Hace apenas un mes se produjo una noticia que no acabó en un suceso luctuoso gracias a la rápida intervención de un profesional. Un policía fuera de servicio salvaba la vida a una mujer atragantada en Jerez. El agente actuó en un restaurante para auxiliar a una mujer de avanzada edad que sufrió un atragantamiento severo mientras almorzaba en un restaurante de Jerez en compañía de una de sus hijas. Los hechos sucedieron cuando la afectada sufrió un atragantamiento severo que le llevó a la incapacidad absoluta de respirar, llegando en pocos segundos a sufrir falta de oxígeno y comenzando a perder la conciencia.

Afortunadamente, este héroe anónimo se encontraba en la mesa contigua y al percatarse de los hechos se identificó como policía, dando instrucciones precisas a los trabajadores para que comunicaran de inmediato los hechos al 061 y solicitaran apoyo sanitario urgente. De forma simultánea atendió a la afectada, percatándose de forma evidente que se estaba produciendo la asfixia por obstrucción total de la vía aérea y, sin dilación, comenzó a practicarle la maniobra de Heimlich.

En la última feria de la localidad jienense de Alcalá la Real no hubo tanta fortuna. El fallecimiento de un hombre de 67 años, vecino de La Hortichuela, a causa de un atragantamiento en una caseta de la feria, causó una gran consternación en la localidad. Por mucho que lo intentaron, los equipos de emergencias desplazados al lugar no pudieron salvar su vida.

Cada vez es más frecuente leer noticias relacionadas con este tipo de incidentes. La más reciente, este mismo mes, la de un hombre de 63 años que murió atragantado mientras comía un sándwich en un bar de Aldaia (Valencia).

No es algo casual o aislado, cada vez hay más muertes por este tipo de incidentes. El atragantamiento en España se convirtió en el 2022 en la primera causa de muerte no natural, según el INE. Se produjeron un total de 18.330 fallecimientos por causas externas (no enfermedad), situándose a la cabeza el ahogamiento, con un total de 4.102 casos, seguidos de suicidios (4.097), caídas accidentales (3.707) y accidentes de tráfico (1.790). La incidencia es más alta entre los mayores de 60 años. A pesar de estar asociadas al envejecimiento, estas tragedias no son inevitables.

Cómo actuar en un atragantamiento: Consejos de un médico especialista

Julio Chacón, médico de familia en la Unidad de Gestión Clínica Axarquía Norte, informa desde la web del Servicio Andaluz de Salud consejos para actuar ante un incidente de este tipo. Chacón destaca la diferencia entre una urgencia y una emergencia, subrayando la necesidad de actuar con rapidez y eficacia en el segundo caso. "Es vital conocer y diferenciar estos conceptos para aplicar el tratamiento adecuado cuanto antes", afirma.

El experto recalcó la importancia de saber la dirección exacta del incidente para facilitar la rápida intervención de los servicios de socorro. "Mientras llega la ayuda, es crucial que cualquier persona presente sepa cómo reaccionar", afirma Chacón.

Los primeros auxilios que se deben proporcionar son sencillos, aunque pueden complicarse bajo la presión del momento. "Por eso, es imprescindible repasar periódicamente estas maniobras", aconsejó el médico. La metodología PAS (proteger, avisar y socorrer) fue uno de los puntos clave de su enseñanza.

Chacón describió cómo reconocer un atragantamiento: la persona afectada normalmente tose y se lleva las manos al cuello de manera refleja. "En esta fase inicial, lo adecuado es animar a la persona a que continúe tosiendo para facilitar la expulsión del objeto", explicó. Si la tos no resuelve la situación, se procede a inclinar a la persona hacia adelante y aplicar cinco golpes secos en el centro de la parte alta de la espalda.

Si el objeto aún no se desprende, se debe aplicar la maniobra conocida como "el abrazo del oso". "Nos situamos detrás de la persona, colocamos una mano cerrada justo por encima del ombligo y la otra mano la envuelve, haciendo presión hacia adentro y hacia arriba", detalló Chacón. Esta secuencia se repite hasta que se resuelva la situación o hasta que llegue la ayuda.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN