El tiempo en: Sevilla
Jueves 23/05/2024  

Andalucía

Soler dice que el reto del sector agroalimentario es la fusión empresarial

El consejero de Agricultura y Pesca dijo ayer que los "grandes retos" a los que debe hacer frente el sector agroalimentario andaluz para ser más "competitivo" son la fusión y la cooperación empresarial, por lo que aseguró que la Junta apoyará a estas estrategias.

  • Soler también respaldó ayer la feria de la fresa y cítricos de Cartaya. -
El consejero de Agricultura y Pesca, Martín Soler, dijo ayer que los "grandes retos" a los que debe hacer frente el sector agroalimentario andaluz para ser más "competitivo" son la fusión y la cooperación empresarial, por lo que aseguró que la Junta apoyará a estas estrategias. 


Soler compareció ayer en el pleno del Parlamento andaluz para informar sobre las ayudas de la Junta a este sector y, en especial, al olivarero. 


El consejero destacó el "enorme potencial" de la agroindustria andaluza y así recordó que aporta el 27 por ciento del valor añadido bruto y generan unos ingresos anuales por encima de los 13.000 millones de euros. 


Soler apuntó que la Junta está elaborando con los agentes económicos y sociales las estrategias a desarrollar a través del Plan para la Agroindustria Andaluza 2008-2013", un programa que busca dar un "empuje decisivo" fomentando la cooperación empresarial para desarrollar proyectos de comercialización conjunta e impulsando fusiones y alianzas estratégicas. 


Con el mismo objetivo, la Consejería va a promover la creación de cooperativas de segundo o ulterior grado y su integración en las mismas para incrementar la dimensión empresarial -en aspectos como la facturación, número de socios, actividades y servicios empresariales-, lo que mejora la competitividad en los mercados, apuntó Soler. 


La Junta pone a disposición del sector agroalimentario, además de las líneas de actuación del Plan de la Agroindustria, un fondo de apoyo dotado con 120 millones de euros destinado a facilitar financiación a las Pymes. 


Además esta dotación presupuestaria permitirá mejorar las infraestructuras y la creación y consolidación de empleo. 


Respecto al sector olivarero, el responsable de Agricultura se refirió a las iniciativas puestas en marcha recientemente por empresas oleícolas de Jaén y de Granada para desarrollar estructuras sólidas de promoción y mejorar la ordenación del sector. 


"Iniciativas como éstas son fundamentales para un sector que ocupa una posición privilegiada en la economía andaluza ya que representa el 26 por ciento de la producción final de la rama agraria", dijo el consejero. 


Sin embargo, Soler advirtió de que este nivel y liderazgo no se ha traslado aún al ámbito de la comercialización.
Esto explica, según dijo, que ante una bajada de precios como la actual sólo se puede asumir concentrando la oferta para ganar cuotas de mercado y mayor valor añadido. 


Soler reiteró el apoyo y colaboración de su departamento para alcanzar este reto "no sin antes recordar que las leyes que rigen el mercado son las de la oferta y la demanda, lo que nos obliga a restaurar el equilibrio entre ambas", matizó. 


Recordó la "ambiciosa" campaña de fomento de consumo de aceite de oliva que ha puesto en marcha la Consejería este mes de febrero y en la que por primera vez se ha ligado el producto a las ventajas que aporta a la salud. 


El peligro de las marcas blancas 


Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles (Anierac), Pedro L. Rubio, tachó ayer hoy de "peligroso" que las ventas de aceite de marca blanca representen en España ya el 70 por ciento. 


Rubio afirmó, en una conferencia de prensa celebrada ayer en Madrid, que esta situación supone un "parón" en la industria que deja de invertir en creatividad e innovación y que además puede afectar al empleo. 


El presidente de Anierac clamó por la convivencia entre las marcas blancas o hechas para la distribución y las de fabricante para la marcha adecuada del mercado. 


Insistió en que ambas marcas "tienen que convivir" porque la de la distribución ha facilitado la creación de volumen de ventas, mientras que la del fabricante impulsa al empresario a innovar y a invertir. 


No obstante, reconoció que empresas de la distribución como Mercadona están en su "derecho" de retirar las referencias que crean adecuadas, aunque no ocultó la "preocupación" de la industria. 


Además, considera que este tipo de actuaciones son "perversas" porque pueden dejar al consumidor con establecimientos como "los supermercados de los años 50 en la antigua Unión Soviética, donde no había nada entre lo que elegir". 


Rubio admitió que la industria del aceite de oliva ha iniciado conversaciones con la distribución en las que les ha transmitido que este es "un mal camino", porque una marca de fabricante estabiliza las ventas, algo que no consigue una marca blanca. 


El responsable de la Asociación Española de Exportadores de Aceite (ASOLIVA), José Pons, indicó que España es un caso único con respecto a las elevadas ventas de aceite de oliva de marca blanca y detalló que en el mercado exterior, el escenario es distinto, ya que se sitúan entre el 20 y 25 por ciento. 


Para Pons, el problema de superar ciertos niveles de venta de marca blanca es que se deja al sector "desprotegido de valor", y advirtió de que si el futuro pasa porque se venda en volumen: "no será nada brillante ni interesante para la distribución ni para los consumidores". 


Pons se mostró satisfecho con la evolución de las exportaciones en los últimos años, aunque reconoció que debido a la crisis económica internacional se ha producido una inflexión en 2008 en las ventas al exterior de aceite de oliva envasado y en estos tres primeros meses de campaña (noviembre-enero) ya ha caído el 12,7 por ciento. 


La caída de ventas "no es significativa"


Además, las ventas a granel también han caído en los tres primeros meses de campaña el 12,4%, aunque esta bajada -afirma Pons- "no es significativa, y se puede achacar a la ralentización del mercado en estos meses". 


Pons recordó que el aceite de oliva envasado es un producto premium en el mercado exterior, un producto gourmet, y sus ventas se ven afectadas por la crisis económica, aunque ha destacado que las previsiones de exportaciones para 2009 continúan siendo halagüeñas, ya que con unas 600.000 toneladas representarán el 48,3 por ciento de la producción total española. 


Italia continúa siendo el principal receptor de aceite de oliva a granel, con el 45,2% de las 191.599 toneladas que se comercializaron en la campaña 2007/2008, mientras que el principal comprador de aceite de oliva envasado es Estados Unidos, con el 11,4% de las 130.606 toneladas que se vendieron en la pasada campaña. 


No obstante, destacó los países emergentes que se empiezan a situar como mercados sólidos para este producto envasado como Australia, Rusia, Japón y México. 


Con respecto al mercado interior, Anierac indicó que se percibe una gran estabilidad, y que de hecho ha crecido por encima del cuatro por ciento desde el comienzo de campaña, aunque se ha detectado que los jóvenes tienen menos predisposición al consumo, por lo que la Interprofesional se centrará en esta población a partir de mayo, cuando comience con las acciones promocionales. 


El presidente de Anierac insistió en que la promoción y la búsqueda en el sector de la hostelería y la restauración debe ser "el gran aliado del sector", tanto en el interior como en el exterior, pues "la cocina española tiene como producto de referencia el aceite de oliva". 


Con respecto a la apuesta de las cooperativas por crear grandes entidades que aglutinen a los vendedores en origen, Rubio apuntó que Anierac está "en contra de creación de empresas que vulneren la competencia, como en su momento lo fue Cecasa". 


Además, recalcó que la bajada de precios en origen "siempre se refleja en destino", de manera que exculpó a la industria de la disminución del precio de la materia prima en el campo.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN