Quantcast
El tiempo en: Sevilla
Viernes 30/09/2022  

Cádiz

“No es bueno para nadie que el suelo de Delphi se convierta en un conflicto”

El vicepresidente ejecutivo del Cádiz CF, Rafael Contreras, analiza la permanencia, el proyecto en Delphi y adelanta las claves del futuro del club

Andaluc�a Informaci�nPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • El vicepresidente del Cádiz, Rafael Contreras, en los estudios de 7TV Cádiz, donde fue entrevistado para ‘Corazón Cadista’.

El vicepresidente ejecutivo del Cádiz CF, Rafael Contreras, se muestra convencido en una entrevista que emite hoy Corazón Cadista, en 7TV, de que el proyecto de la ciudad tecnológica del deporte en los terrenos de Delphi, cuyos propiedad reivindica, saldrá adelante y enmarca la iniciativa en la estrategia del club para consolidar la fortaleza económica y empresarial para que repercuta en el plano futbolístico.

Enhorabuena por la permanencia.

–Muchísimas gracias, los cadistas estamos de enhorabuena pero, como dijo el presidente, nos tenemos que acostumbrar a mantenernos en Primera para que no sea algo que celebrar.

Pero desde los ochenta no pasaba...

–Es justo hablar del periodo de los últimos siete años de presidencia de Manuel Vizcaíno en el se van batiendo de manera permanente marcas históricas. Son pequeños hitos, pero grandes victorias para el cadismo y para los que tuvimos la posibilidad de ver ese Cádiz en Primera y luego la travesía por el desierto. Hemos competido a un nivel espectacular y son momentos para ir haciendo balance de los últimos siete años del Cádiz que se está engrandeciendo.

¿Cómo vivió la salvación?

–En el palco, con mucho sufrimiento porque teníamos al lado a la directiva amiga del Alavés y nos llegaba información sesgada... hasta se nos cantó un gol del Espanyol. El diferencial entre la finalización de nuestro partido y el del Granada, que fue poco, se hizo eterno.

Se nos paró el corazón con el penalti...

–Temblamos muchísimo por el histórico. Pero cuando el árbitro decidió revisar, la certeza era absoluta de que no fue penalti. El fútbol nos ha devuelto mucho de lo que nos ha quitado esta temporada.

El futbol es impredecible. ¿Trabajáis para que el proyecto económico y empresarial no dependa de un partido?

–Estamos trabajando en darle solidez al club. Lo que hablamos es que el club tenga sus mecanismos de supervivencia, que si tienes lances deportivos impredecibles no afecten de una manera catastrófica al futuro. Cuando ha venido una hecatombe deportiva, también ha venido una hecatombe institucional, económica. Para que eso no ocurra, debe tener solidez económica e institucional, y tener en la cabeza que somos un club de Primera.

¿Estaba el club preparado para un descenso?

–El club tiene su plan, pero no lo contemplábamos porque considerábamos que teníamos un nivel suficiente y, al final, el objetivo se ha cumplido.

Entre el 30 y el 40% de los ingresos recurrentes del club tienen que venir de fuera del ámbito estrictamente deportivo

Lo importante es que el balón entre. ¿Hay que meter muchos recursos en la planificación del equipo?

–No se trata de que el Cádiz genere una economía aparte de la parte deportiva; se trata de que genere economía que se aporta a la parte deportiva.

Hay un enorme cartel en los terrenos de Delphi que anuncia el proyecto del Cádiz. ¿Qué vamos a ver próximamente?

–Ya se han empezado las obras de limpieza del suelo y lo próximo será la eliminación de los edificios.

Porque esa parcela es del Cádiz, ¿no?

–Cien por cien, pagada íntegramente, comprada a la jueza de lo mercantil, en una subasta pública, de manera clara y transparente. Por eso hay sorpresa, parece que hubiéramos comprado algo de manera irregular.

Es posible la expropiación por parte de la Autoridad Portuaria Bahía de Cádiz...

–La situación actual es que los terrenos son cien por cien propiedad del Cádiz. Hay una delimitación de uso portuario ahora que tiene que seguir otras fases. A la Bahía de Cádiz le faltan proyectos empresariales, no le sobran. Por lo tanto creo que cuanto más se sumen... La realidad es que hay un propietario después de quince años con un proyecto para su ejecución y estamos abiertos al diálogo con todas las administraciones.

Creo que la administración pública hará lo mejor para la ciudadanía con los terrenos, y lo mejor a día de hoy es el proyecto del Cádiz

¿Podría dividirse en dos el terreno?

–Las posibilidades son infinitas siempre que todas las partes tengan voluntad, pero la realidad es que los terrenos son cien por cien del Cádiz, pagados íntegramente por el Cádiz y el proyecto que están encima de la mesa es el proyecto del Cádiz. A partir de ahí, vendrán otras actuaciones de otras administraciones e iremos abordando los procesos. Creo que no es bueno para nadie que esto se convierta en un conflicto, no tiene sentido. Mi experiencia me dice que los inversores huyen de estas disputas. Y si no hay inversión, no hay empleo, y sin empleo, hay un problema. El Cádiz está apostando por un proyecto de carácter limpio y estratégico que no entra en competencia con el proyecto que tenga la APBC o cualquier otra administración, al revés.

El presidente de la Confederación de Empresarios avaló el proyecto del Cádiz.

–Es que, insisto, invito a quien quiera a que me diga que la Bahía no necesita proyectos. Tengo bastante experiencia en el intento de atraer inversiones a Cádiz y es importante evitar los conflictos innecesarios entre nosotros. Eso me da cierta envidia en otros territorios, que de cara hacia fuera son muy peleones, pero cuando llega el de fuera, se unen. El proyecto del Cádiz va a traer muchísimo empleo y es absolutamente necesario; la APBC tiene otro proyecto, magnífico; si alguien tiene otro, magnífico también.

Pero, ¿teme que se expropie el terreno?

–Creo en la buena fe de la administración pública y que hará lo mejor para la ciudadanía, que buscará el interés de todos. Y el interés de todos es el proyecto del Cádiz, con la ventaja de que el Cádiz tiene el dinero y ha hecho la inversión. Estamos dentro de La Liga Impulso, que ha inyectado 2.900 millones de euros al sector. Vengo de la aeronáutica, piensa lo que sería una inyección de 2.900 millones de euros para el sector. El fútbol es una industria que crece a dos dígitos y el Cádiz forma parte de ese crecimiento. El club es líder de la industria en la provincia y tiene la capacidad para crear empleo. No hay elemento de discusión, pongámonos de acuerdo y que todos los proyectos vayan para adelante.

¿Por qué se fija el Cádiz en esos terrenos?

–Qué otros terrenos hay mejores para el Cádiz.

¿Es compatible este proyecto con El Rosal?

–Hay compatibilidad en tanto que el uso de El Rosal es como academia internacional. Estamos vendiendo nuestra capacidad deportiva, que es riquísima. Tenemos que ver cómo lo capitalizamos porque ese talento es un bien económico. El proyecto en Delphi es energía limpia, tecnología, dispositivos relacionados con el deporte y la salud...

Mi experiencia me dice que los inversores huyen de las disputas y si no hay inversores, no hay empleo, y sin empleo, hay problemas

¿No falta concreción?

–Se irá concretando conforme vamos andando. Pero el camino se traduce en la creación de empleo neto. Y como cualquier otro proyecto empresarial, el Cádiz se está moviendo con socios de primerísimo nivel. En breve firmaremos el acuerdo con la Universidad de Cádiz para el desarrollo de los conocimientos porque tenemos una de las mejores facultades de Ciencias del Deporte del mundo. Vengo de la UCA, sé el talento que hay, de una spinoff, de cuatro y un despacho que terminamos siendo 1.200 empleados y cotizando en Bolsa, más una fábrica en el aeropuerto de Jerez. Te cuento todo esto porque los gaditanos tenemos talento y más capacidad de generar economía de lo que pensamos. Debemos cambiar esa mentalidad. Nos cuesta creérnoslo.

¿Hay fechas para el proyecto?

–No las vamos a compartir porque las carga el diablo. Lo importante es que estamos resolviendo dificultades.

¿Qué rentabilidad sacarán al proyecto?

–No hablamos de esos números, pero sí de que, en general, el 30-40% de los ingresos recurrentes del club tienen que venir de fuera del ámbito deportivo. La academia internacional, por ejemplo, tiene retorno inmediato y va a empezar la próxima temporada.

¿Se ha sentido menospreciado?

–Nunca, porque uno sabe el trabajo que ha hecho y el fruto de ese trabajo. Estoy muy orgulloso de lo que he conseguido con mucha gente alrededor, mucho esfuerzo, mucha dedicación y mucho sacrificio personal. No me siento ninguneado, ni menospreciado ni infravalorado porque hay realidades imbatibles: quien aterrice en el aeropuerto ve una escuela de pilotos y una fábrica que construimos unos pocos que queríamos ver un polo aeronáutico en Jerez; y la ciudad de Cádiz ha tenido durante cinco años un servicio de movilidad de primer nivel. El único error que puedo haber cometido es haber querido traer inversiones. De eso, me declaro culpable. El éxito es bastante evidente y, en otra media, el éxito no ha salido bien como el caso de Torrot, pero sí traje durante ese periodo más de 3,5 millones de inversión y 30 empleos en tres años. Muving también ha estado cinco años y ha creado muchísimo empleo.

Mientras que Manuel Vizcaíno sea presidente, el estadio seguirá en la ciudad de Cádiz pero no hay oferta de compra

¿Y poco valorado?

–A mí me preocupa el lenguaje de los inversores, que la gente quiera venir a invertir a Cádiz, y estas cosas no ayudan. Cuando se pone en duda no solo los proyectos empresariales que pueda hacer yo, sino cualquier proyecto empresarial que se va a traer, lo que estamos haciendo es echar inversión fuera. No se explica que las inversiones son cuestión de decisión, que a su vez se valora si se invierte en Tarragona o Lugo, esto no es si invierto en Cádiz o no, es si invierto en Cádiz o en Carolina del Sur. He recorrido con mi compañía el mundo y he visto cómo se pelean por atraer inversiones. Echo de menos esa capacidad en Cádiz.

Hablemos del estadio. ¿Hay oferta?

–De momento, no. Se iniciaron las conversaciones y esperemos que continúen, pero, de momento, no hay oferta concreta.

¿Qué quiere hacer el Cádiz con el estadio?

–Ir capitalizando, tener activos propios, que permitan que en los tiempos grises tengamos capacidades de responder y no caer en el pozo de manera inmediata. El estadio es el corazón del club y un activo esencial.

Lo normal es tener estadio propio.

–Ese es un paso sí o sí de todos los que se han consolidado en el fútbol profesional. No estamos reinventando nada. Muchas veces no somos capaces de ver la suerte que tenemos de contar con un presidente con más de 20 años de experiencia en el mundo del fútbol. Sin esa experiencia, no habría sido posible que el Cádiz hubiera hecho lo que ha hecho con los recursos que tenía. Lo verdaderamente importante es incrementar esos recursos porque no se puede estar tirando de resortes individuales.

¿Está abandonada la idea de un nuevo estadio?

–Completamente. Mientras Manuel Vizcaíno esté de presidente, el estadio seguirá en la ciudad de Cádiz.

Mientras que Manuel Vizcaíno sea presidente, el estadio seguirá en la ciudad de Cádiz pero no hay oferta de compra

¿Es necesario que el estadio sea más grande?

–Estamos barajando todas las alternativas posibles y las iremos viendo con el alcalde, con las administraciones y con quien toque.

El estadio tiene más de un propietario...

–Trabajaremos con todas las administraciones. El club tiene que crecer, eso es indiscutible. Hay más cadistas que asientos. Las fichas digitales de gente que ha mostrado su cadismo está por encima de los 30.000.

Pero cuesta llenar el estadio.

–No puedo compartirlo. Tiene unas 20.000 personas de aforo, tenemos 17.000 abonados, entre las personas de un día de partido hay que sumar 1.200 y tenemos un ticketing de 1.500. Hemos tenido una media de 16.000 personas, hasta 18.000, y el ticketing se ha vendido en el 80% de los partidos. Lo que no podemos hacer es vender los abonos.

¿Busca inversores como accionistas?

–Estamos trabajando en una ampliación de capital que anunció el presidente para el ámbito deportivo.

También se está trabajando la marca internacional con Ben Harburg.

–Estamos hablando de consolidar el Cádiz. Hay que ver cómo generamos ingresos alternativos para poder competir con clubes equivalentes a nosotros. Todo el mundo cree que los ingresos vienen solo de los derechos de televisión. Los clubes equivalentes a nosotros están generando en torno a un 60-70% de ingresos fuera de lo que se considera el fútbol propiamente dicho. El Cádiz tiene que entrar en eso o no seríamos competitivos. Me gustó la frase de Vizcaíno de que es muy importante traer recursos para ponerlos en el terreno de juego. Y esa es la parte que a mí me compete.

Este año, con Haroyan, se han vendido camisetas en Armenia.

–La dirección deportiva rastrea a nivel global, con ojeadores en casi todos los rincones del mundo. Eso es lo que marca la implicación con determinados territorios que lleva a que la internacionalización del Cádiz sea una realidad y eso va acompañado de la incorporación de socios. El Cádiz tiene una marca muy reconocida y querida.

Para terminar, intentemos salvarnos antes el año que viene...

–Esta temporada ha tenido un punto extraordinario; la próxima será mucho mejor con un Cádiz en crecimiento y que sigue respetando a los que nos acompañaban cuando hacía falta, abonados históricos en Segunda B, pero abriendo la puerta a los cadistas que hay en la provincia. Tenemos que darles la bandera para agarrarse, por encima de ideologías, y que sepan que en el Cádiz hay espacio para quien quiera vivir en paz, tenga sentimiento cadista y se le parase el corazón hasta que Choco Lozano marcó.

TE RECOMENDAMOS