El tiempo en: Sevilla
Miércoles 19/06/2024  

Campo de Gibraltar

Picardo cree que el acuerdo con España es más "complejo" técnica que políticamente

El ministro principal se muestra optimista respecto a un tratado que permita al Peñón ser parte del espacio Schengen en el National Day en Gibraltar

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Picardo, hoy en el National Day. -

El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, asegura que alcanzar un acuerdo sobre el encaje del Peñón tras el Brexit, cuyas negociaciones se han paralizado a la espera de que a ambos lados haya nuevo Gobierno, "irónicamente" es técnicamente más complejo de lo que lo es políticamente: "y eso ya es decir".

En una entrevista con EFE, cuando Gibraltar celebra este domingo su National Day y aguarda a que se anuncie la fecha de sus próximas elecciones, Picardo se muestra "muy optimista" sobre el futuro de este acuerdo, el último escollo del proceso del Brexit, toda vez que incluso Irlanda cerró el suyo en febrero.

"El problema irlandés solamente tiene cien años, el nuestro tiene 300", explica.

Subraya que los asuntos políticos se resolvieron "en gran medida" en el acuerdo de Nochevieja de 2020, en el que se dejó de lado cualquier debate sobre la soberanía y se consensuó que la verja que separa Gibraltar de La Línea de la Concepción desaparecería y la colonia entraría a formar parte del espacio Schengen de la mano de España.

Ahora "lo que estamos intentado resolver son los problemas técnicos de ese acuerdo político... la cosa es jurídica", asegura, mientras considera que ya es un éxito "que seguimos hablando y dialogando".

Incidentes
Quita hierro a los tres incidentes que se han sucedido este agosto en las aguas que rodean el Peñón y por las que España ha presentado una queja a Reino Unido para protestar por el hostigamiento a un pesquero artesanal, el entorpecimiento de la labor de un barco del Servicio de Vigilancia Aduanera y el vertido en una operación de bunkeríng.

"Todos pensamos que la relación tiene que ser igual de buena en las aguas de lo que lo es alrededor de la mesa negociando el tratado que estamos intentando negociar, que creo que es positivo para todas las partes", comenta.

Picardo apunta a que las conversaciones están pausadas porque "hay que ser exquisitos en respetar la democracia si queremos llegar a acuerdos que van a tener longevidad".

Serán los futuros gobiernos que se formen tanto en España como en Gibraltar los que culminen las negociaciones para dar "el vuelco jurídico" para encajar Gibraltar a Schengen y al Mercado Único, señala.

Le gustaría que tanto España como Gibraltar mantuvieran con "el mismo equipo negociador" porque, "de esa manera, podemos seguir agilizando el diálogo sin tener que esperar que una parte u otra empiece de nuevo", y descarta entrar en detalles sobre unas negociaciones que se llevan con "exquisita discreción".

Cuando se le pregunta si uno de los problemas es que Gibraltar rechaza que sean agentes españoles de Frontex los que se instalen en los nuevos accesos a Schengen en el aeropuerto y el puerto se limita a decir: "suponer, podemos suponer todos. Pero esos temas tan obviamente políticos, políticamente jugosos, no han sido los temas que nos han demorado más".

Sobre el aeropuerto, construido sobre el itsmo, que no fue cedido en el Tratado de Utrecht y sobre el que la colonia ha avanzado desde que en el XIX fue autorizada a instalar allí un campamento durante una epidemia, Picardo dice que no tiene "nada que añadir" a lo que dijo el gobernador David Steel, quien señaló que España ha pedido un marco de gestión que implica su jurisdicción española, que "no es algo que Gibraltar pueda tolerar".

Aguas
Picardo mantiene que la disputa sobre las aguas que rodean el Peñón, que España considera suyas porque no se cedieron en el Tratado de Utrecht, se deberían dirimir en un tribunal internacional y explica que, desde los años 60, así lo han propuesto en Naciones Unidas.

"Cuando dos partes tienen una disputa y uno está dispuesto a someterse a que un tercero independiente y objetivo la determine, el que no acuda al tribunal es el que no está seguro de su posición", apunta.

Sostiene que las tres millas de agua alrededor del Peñón que reivindica se podrían empezar a contar no desde la costa original, sino desde lo que ya ha ganado y está ganando al mar.

"Acorde a la ley internacional se cuenta inicialmente desde la costa y luego, si haberle ganado al mar cumple ciertos reglamentos de la ley internacional, se puede también contar desde un poco más adelante", afirma.

Sobre el hostigamiento a pesqueros españoles artesanales explica que en Gibraltar cuidan "muchísimo" esas aguas.

"Si alguien viene a pescar en Gibraltar acorde a nuestra ley se lo permitimos, pero si vienes a pescar sin permisos y no acorde a nuestra ley, entonces es como si alguien viene en un coche y pasa el límite de velocidad, tenemos que actuar contra él sea de donde sea, aunque el límite de velocidad sea diferente en otro sitio", explica.

Vecindad
Picardo cree que Gibraltar y España deben llevarse "bien", olvidándose de la soberanía porque "eso nunca se va a resolver, nunca vamos a cambiar de opinión" y se debe fomentar una relación histórica de vecindad que puede enfriarse.

"Demasiadas generaciones de gibraltareños no tienen interés en hablar en español porque España no ha abierto sus manos y su corazón a la gente de Gibraltar", dice, antes de lamentar que "se nos acusa de ser todo menos bonitos, y eso crea poca afinidad", continúa.

En un momento en el que a los niños gibraltareños ya no ven la televisión en español y van al colegio en ingles, "si España no extiende su mano en amistad a Gibraltar no será fácil persuadir a los jóvenes de que "el futuro ministro principal debe poder hablar en español" y que "deben poder comunicarse" con sus vecinos.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN