El tiempo en: Sevilla
Viernes 12/04/2024  

El Puerto

Saludos con arte: La singularidad andaluza que desafía fronteras y conquista las redes

Un acto de cortesía que va más allá de una simple rutina mecánica y que adquiere una importancia especial en el Día Mundial del Saludo

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....

La singularidad de los andaluces se refleja no solo en nuestra forma de ser, sino también en la manera en que nos saludamos.Este rasgo distintivo cobra especial relevancia hoy, 21 de noviembre, Día Mundial del Saludo. Un gesto de cortesía que es mucho más que algo que hacemos de manera mecánica. 

 Como diría el cómico Dani Rovira, "los andaluces somos diferentes", y nuestros saludos no podrían ser menos peculiares: "¿Qué pasa, picha?", "¿Qué pasa, chocho?", "Adiós, mi arma", "¿Qué pasa, cojones?", "Adiós, guapa.", "¿Cómo estás, chocho mío?", "¿Dónde va, compadre?", "Hola, chiquilla."

Mientras en otros lugares los saludos pueden ser con reverencias, a la esquimal, con tres besos al estilo ruso, o simplemente un apretón de manos, en Andalucía optamos por algo más particular, inteligente, lleno de 'guasa', con doble significado, a veces un tanto malsonante y, en ocasiones, indescifrable para quienes no son de la tierra. Es un auténtico arte en estado puro.

Este arte traspasa fronteras y se viraliza en plataformas como TikTok. Incluso llega a la gran pantalla, como hemos visto en películas como 'Ocho apellidos vascos' o 'Padre no hay más que uno'. Y no es para menos, ya que como dice una portuense, "en Andalucía hay mucho arte". Basta con preguntarle a David Bisbal y su saludo viral de "¿Cómo están los maquinas?".

No es de extrañar que algunos se molesten al escuchar frases como "buenos días, brother", cuando tenemos tantas opciones en Andalucía como "hermano", "quillo", "picha", "mocheli" o "compadre", como destaca un joven andaluz que se ha vuelto viral en redes sociales. "¿Cómo puedes decir 'brother' teniendo opciones como estas?", se pregunta el chico.

Antes que recurrir a anglicismos, algunos andaluces prefieren saludarse al ritmo de la música, como una pareja que intercambia tortazos sin perder el compás.

Aquí, el arte nos sale por los cuatro 'costaos'. 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN