El tiempo en: Sevilla
Viernes 19/07/2024  
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Huelva

Huelva sale a la calle y grita “Basta ya” contra la histórica falta de inversiones

Miles de onubenses acuden a la concentración convocada este jueves en la plaza de Las Monjas por ‘¿Y Huelva cuándo?’ ante las carencias de infraestructuras

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai

Concentración en Huelva por las infraestructuras.

Concentración en Huelva por las infraestructuras.

Concentración en Huelva por las infraestructuras.

Concentración en Huelva por las infraestructuras.

Concentración en Huelva por las infraestructuras.

Concentración en Huelva por las infraestructuras.

Concentración en Huelva por las infraestructuras.

Concentración en Huelva por las infraestructuras.

  • “Basta ya de una clase política que solo alza la voz cuando gobierna el contrario”
  • Agua, sanidad, carreteras, pero el detonante ha sido el AVE
  • CCOO y UGT se desmarcaron a última hora al no compartir el manifiesto

El mensaje estaba más que dicho. La clave era que la ciudadanía respondiera, y así ha sido. Miles de personas se han concentrado este jueves la plaza de Las Monjas, respondiendo con su asistencia a la llamada a la concentración de la plataforma ‘¿Y Huelva cuándo?’

Juan José García del Hoyo, catedrático de Economía de la Universidad de Huelva, era el encargado de leer el manifiesto, un texto que se estuvo perfilando hasta última hora y que, en su versión del miércoles, provocó que los sindicatos CCOO y UGT se desmarcaran de una protesta que previamente habían secundado como integrantes de la plataforma ‘¿Y Huelva cuándo?’, de la que también forman parte otros sindicatos, organizaciones empresariales y colegios profesionales, entre otros.

El argumento era que “en el que el 99% de su contenido es única y exclusivamente en defensa de la línea de alta velocidad” cuando en la reunión mantenida el pasado día 2 “se llegó al acuerdo de que la convocatoria seria en defensa de todas las infraestructuras”.

Sin embargo, finalmente el manifiesto leído este jueves ante la multitud concentrada en la plaza de Las Monjas hacía un recorrido por todas las infraestructuras pendientes en la provincia, desde las del agua a las sanitarias, pasando por las carreteras hasta llegar al tren, aunque, eso sí, dejando claro que el detonante de la protesta era la alta velocidad y las últimas declaraciones al respecto trasladadas desde el Gobierno central.

Hartazgo y cansancio, duras palabras con las que se describió el estado actual de la sociedad onubense ante “la marginación que desde hace décadas viene sufriendo Huelva en materia de inversiones por parte de todas las administraciones públicas”.

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

“Somos la provincia española que menor inversión ha recibido en infraestructuras durante los últimos 30 años y ha llegado el momento de decir basta. ¡Basta de mentiras! ¡Basta de falsas promesas! ¡Y Basta de una clase política que solo alza la voz cuando gobierna el contrario, anteponiendo sus intereses personales, su sillón, a los intereses de los ciudadanos que les han votado!”, continuaba el manifiesto.

A partir de ahí, se hizo un recorrido por las tantas infraestructuras pendientes: Materno Infantil, Chare de Lepe, Presa de Alcolea y Canal de Trigueros, redes eléctricas, carreteras, aeropuerto y alta velocidad.

“Faltan inversiones en carreteras, faltan hospitales y centros de salud, faltan infraestructuras hidráulicas y eléctricas, y falta el aeropuerto, de iniciativa privada pero paralizado por la Administración. Pero, sobre todo, y ha sido el detonante de esta concentración, faltan inversiones en materia ferroviaria que nos pongan al nivel del resto de España, que nos conecten con líneas férreas del siglo XXI y no del siglo XIX”, ha añadido Del Hoyo.

Por ello, en relación a la alta velocidad, se ha lanzado un mensaje claro: “Queremos que la línea de Alta Velocidad inicie las obras obras antes del 2030 y que esté terminada antes del 2035”.

Huelva ya ha dicho alto y claro lo que quiere. Ahora le toca a las administraciones recoger el guante.

 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN