El tiempo en: Sevilla
Martes 27/02/2024  

Jerez

El Ayuntamiento trabaja ya en una residencia para 22 mujeres sin hogar

Licita la redacción de un proyecto de reforma del antiguo colegio Merced Coronada, en Picadueñas

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai

Antiguo colegio Merced Coronada.

Antiguo colegio Merced Coronada.

Antiguo colegio Merced Coronada.

Antiguo colegio Merced Coronada.

Antiguo colegio Merced Coronada.

Antiguo colegio Merced Coronada.

  • Se ha estimado un coste máximo de 1,7 millones de euros (IVA incluido)
  • El recurso contará con cinco habitaciones individuales, cuatro dobles y tres triples

El antiguo colegio Merced Coronada, en Picadueñas, acogerá una residencia concebida como espacio de convivencia para mujeres solas que carezcan de hogar y se encuentren en situación de exclusión social.

El Ayuntamiento de Jerez ha dado ya el primer paso con la licitación de la redacción del proyecto básico y del estudio de seguridad de las futuras obras, que ha sido presupuestado en 50.000 euros (IVA incluido) y para el que se ha pedido una subvención. El pliego de condiciones recoge que el coste final del proyecto que deberá acometerse en el antiguo centro educativo no podrá superar los 1,7 millones de euros.

El edificio servirá de residencia para 22 personas y contará con zonas privadas para poder vivir con autonomía y zonas comunes con espacios para la convivencia y la integración. Se parte de la base de que la ciudad cuenta con un albergue municipal que ofrece 47 (37 de hombres y 10 de mujeres) entre los diferentes programas (30 de albergue y 17 de baja exigencia).

Sin embargo, los cambios experimentados en la sociedad han provocado la aparición de nuevos perfiles de población que requieren ampliar y diversificar los programas y servicios que se ofertan. Actualmente se apuesta por un nuevo modelo que se base en la personalización, con una atención centrada en la persona que se traduce en la aplicación de conceptos tales como calidad de vida, autodeterminación, incondicionalidad y vida independiente.

De ahí que resulte “fundamental” generar espacios que tengan en cuenta las circunstancias personales de estos colectivos vulnerables, de modo que se les permita vivir con total autonomía pero que a su vez faciliten su integración en la comunidad.

Se trata por tanto de ofrecer alternativas de alojamiento a las personas sin hogar según sus necesidades individuales, dignificando la respuesta, promoviendo la inserción social y la convivencia, reforzando un trabajo en red que ponga en marcha los apoyos necesarios para evitar que las personas en riesgo caigan en situación de calle y adaptando la respuesta para ofrecer soluciones orientadas hacia una intervención “que ponga el foco en la desinstitucionalización en aras de aumentar la sostenibilidad y la capacidad de acogida e impulsar la autonomía”.

Por ese motivo se hace “necesario” construir “un nuevo equipamiento social específico que ofrezca respuesta a las nuevas necesidades y perfiles poblacionales y sociales de personas sin hogar y en exclusión”. Es en este contexto en el que se apuesta por la creación de espacios de convivencia e intervención social para personas sin hogar, destinado a mujeres solas o con cargas familiares.

Como ya se ha expuesto, el proyecto se va a desarrollar en la parcela ocupada por el antiguo colegio Merced Coronada, en Picadueña Baja, clasificada por el PGOU como suelo urbano consolidado y calificada como equipamiento público. La edificación en la que se va a intervenir tiene una superficie construida de 596,22 metros cuadrados, desarrollada en una zona de tres plantas y otra de una. Además, dispone de un espacio libre de actuación con algo más de 100 metros cuadrados de superficie.

Se plantea la rehabilitación integral del edificio para adecuarlo a un nuevo uso asistencial, creando espacios de convivencia para mujeres solas o con responsabilidades.

Se estima posible ampliar la superficie construida del edificio respetando los parámetros urbanísticos si tras analizar el programa y la superficie disponible se considera totalmente necesario hacerlo para lograr la efectiva adecuación al nuevo uso y siempre y cuando el responsable del contrato muestre su conformidad.

Como ya se ha dicho, el edificio servirá de residencia de 22 personas y contará con zonas comunes y privadas. Entre las primeras se encuentran una sala de estar, una sala para el desarrollo de talleres y estudios, cocina, comedor, almacén, consigna, aseos, espacio libre para esparcimiento y dependencias administrativas.

Además, se habilitarán doce habitaciones: cinco individuales, cuatro dobles y tres triples.

El proyecto deberá incluir todo el equipamiento necesario para la correcta puesta en marcha de la actividad.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN