El tiempo en: Sevilla
Lunes 22/07/2024  

Málaga

Exclusiva

La colonias de gatos comunitarios, un ejemplo de convivencia mantenido por voluntarios

Málaga tiene censadas 320 colonias donde se aplica el método CER para esterilizar y devolver a su medida los felinos

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....
  • Con la nueva ley de protección animal pese a las carencias, se cuenta con un respaldo a la hora de sancionar a los infractores
  • La gestión de colonias también ha propiciado la comprensión por los vecinos que se han mostrado hostiles
  • Por desgracia quedan casos de envenenamientos o de ataque con perdigones a algunas colonias

Málaga cuenta con alrededor de 320 colonias de gatos comunitarios (conocidos antes como ferales) controlados por el método CER (captura, esterilización, reintroducción). Hay además, 49 registradas en Churriana, y una de estas, es muy especial. Se sitúa en la zona donde se encuentran unas cuevas arqueológicas eternamente por investigar y mal protegidas, pero en un entorno que ha sido recuperado por la Asociación Ciriana de la degradación en que estaba.

Como nos cuenta su gestora, Mari Cruz Torres, el recinto se limpió el pasado verano, en una zona protegida por el yacimiento arqueológico que alberga con 16 cuevas de diferente data, y que estaba en estado de abandono hasta el punto de sacados cubas de basuras.

Se trata de una zona de suelo municipal que estaba calificada como verde, pero que de verde “solo tenía el nombre”. Se ha renaturalizado con la aportación de plantas aromáticas, que se han adaptado bien al terreno, por parte de Viveros Guzmán y tres iglús de reciclajes de vidrio que también han recibido en donación y que se usan como puntos de alimentación, más unas vallas y carteles que indican el yacimiento y el espacio, y de modo que se minimice la molestia a los vecinos que puedan ser aún ser reticentes.

Unos gatos castrados que se vuelven comodones, que vienen, comen y desaparecen, a cambio, mantiene la zona limpia de roedores, por ejemplo.

Espacio para la convivencia en Churriana.

Arreglar una zona para felinos, como ha ocurrido en esta de las cuevas de Churriana ha servido, según la responsable de Ciriana para que “gente que se quejaba por desconocimiento, porque nunca han convivido con felinos, no saben cómo funcionan, vean que se mejora el entorno y que los animales no dan problemas, ni marcan por la hormona de territorialidad ni tampoco hay peleas ni ruidos.  

Y no olvidemos, que, a lo largo de la historia, en los lugares sagrados, siempre ha habido gatos.   

Cómo funciona  una colonia

Las colonias de gatos cuentan con gestores y con voluntarias y voluntarios que las atienden. Se alimenta a los animales, pero también se cuidan, se desparasitan, se llevan al veterinario si es menester. Y sobre todo, se esterilizan, la mejor manera de limitar los ejemplares y se tienen controlados.

Y no hablamos de cifras menores, porque, solo en Churriana, según Torres son 49 colonias de gatos abiertas en la actualidad con un número de ejemplares que superan los 600.  

Según indicó Mariola Aguilar, de la Asociación AMAN, responsable de las colonias de la capital, se cuenta con 320 que agrupan a  unos 4.000 felinos.

Controladas casi al cien por cien, y con unos índices de esterilización de aproximadamente el 80 por ciento, porque siempre hay personas que no castran a los suyos y así son abandonados.

Con la nueva ley de protección animal, que según la responsable de Ciriana, “tiene sus deficiencias”, si se ha conseguido que ya te permite tener un espacio donde puedas acoplar en una zona verde con un punto en condiciones de alimentación sin que tengas que estar a escondidas, que a veces parecíamos delincuentes; o “nos quitaban la comida”, y el pienso, lo pagan las asociaciones, no el ayuntamiento. Con la ley, hay cosas que dependen de los ayuntamientos, y en ello están, trabajando con la administración local y con un convenio con el Colegio de Veterinarios.

Pero hay más, porque según Aguilar, también permite sancionar a quienes atenten contra los animales. La responsable de AMAN destaca que donde no llega la sensibilización o la concienciación de esas personas que siguen envenenando a los gatos o que directamente los atacan a perdigonazos, llegan las sanciones, casos muy escandalosos, aunque, por fortuna, asegura, se dan cada vez menos.

Y es que, con el método CER, todo son ventajas: según Torres, antes, llegaba la perrera y se llevaba la colonia entera, pero, quedaba lo que se conoce como ‘nicho vacío’, que era ocupado por otra de manera inmediata; ahora, una vez esterilizados, se controlan sanitariamente, de modo que se garantiza su salud y la de las personas que conviven con ellos.

Y con contenedores bien decorados

En el caso de la colonia situada en Churriana sobre la cueva que alberga la basílica paleocristiana, además de la belleza de sus planas, con unos acantos de un verde esplendoroso, también han decorado los tres contenedores de vídeo reciclados para servir de puntos de alimentación y de agua de los gatos.

De hecho in situ estos días, se puede ver a la pintora Dori Agudo, profesora de pintura con exposiciones a sus espladas,  que, de manera voluntaria, a petición de Ciriana, se prestó a decorar uno de ellos, donde ha pensado en homenajear a los gatos, pintados en estilo naïf, dibujando una cúpula de azul oscuro que representa en la parte de arriba que parece un paraguas pero es el cielo de noche, porque son animales nocturnos, y por abajo, el cielo de día y animales en poses típicas

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN