El tiempo en: Sevilla
21/07/2024  

Málaga

Confirman la condena de 10 años de cárcel a un hombre por intentar asfixiar a su expareja

El TSJA ratifica la sentencia, rechazando los argumentos de la defensa y la petición de aumento de pena de la acusación particular

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). -

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha confirmado la condena a diez años de cárcel a un hombre por intentar asesinar a su expareja y por malos tratos previos. La Audiencia de Málaga había establecido que el acusado intentó asfixiar a la mujer, con la intención de acabar con su vida, después de que ella le permitiera alojarse en su nueva vivienda por una semana. El acusado no aceptó el fin de la relación y, en un ataque de ira, intentó estrangularla hasta dejarla inconsciente.

El TSJA rechazó los argumentos de la defensa, que trató de minimizar la intencionalidad homicida del acusado. Según la sentencia, el acusado se abalanzó sobre la víctima y la agarró del cuello, apretando con ambas manos hasta dejarla inconsciente. Creyendo haberla matado, se marchó de la vivienda. Al regresar horas después y encontrarla viva, comenzó a pedir ayuda, incluyendo llamadas al 112 en las que confesó el intento de estrangulamiento.

Previamente, en agosto y octubre de 2021, el acusado ya había mostrado comportamientos violentos y amenazantes hacia la víctima, incluyendo un episodio en el que la agarró de las muñecas y otro en el que envió mensajes intimidatorios. Estos actos generaron en la mujer un estado de terror y desasosiego, llevando a que recibiera atención médica y psicoterapéutica. La víctima presenta secuelas de trastorno por estrés postraumático leve a consecuencia del estrangulamiento.

La condena incluye ocho años y medio de prisión por homicidio en grado de tentativa, con agravantes de parentesco y género, además de una prohibición de aproximarse a la víctima durante 12 años. También se le impusieron nueve meses de cárcel por malos tratos y otros nueve por amenazas, con restricciones adicionales sobre la tenencia de armas y la proximidad a la víctima.

La defensa del acusado había presentado un recurso contra la sentencia, argumentando que el ataque fue impulsivo y no premeditado. Sin embargo, el TSJA rechazó esta explicación, señalando que el acusado llegó a la vivienda con bridas de plástico y cinta de embalar, lo que evidenciaba una premeditación. El tribunal destacó que el acusado solo cesó su acción cuando creyó haber matado a la víctima, lo que confirma su intención homicida.

El TSJA también desestimó el recurso de la acusación particular, que solicitaba aumentar la pena por considerar el delito como intento de asesinato y elevar la indemnización. La sentencia original se mantiene, con una indemnización establecida en 44.373,95 euros por las lesiones, secuelas y daño moral causado a la víctima.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN