Quantcast
El tiempo en: Sevilla
Viernes 27/05/2022  

Sevilla

El alcalde lamenta la "violencia" en "la fiesta del deporte" que supone el derbi

Antonio Muñoz, ha lamentado este sábado el "acto de violencia" que ha tenido lugar en el partido de los octavos de final de la Copa del Rey

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • El Alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz.

El alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, ha lamentado este sábado el "acto de violencia" que ha tenido lugar en el Betis-Sevilla, partido de los octavos de final de la Copa del Rey, que ha sido detenido y suspendido por el árbitro Ricardo de Burgos Bengoetxea después de que una barra de plástico impactase en la cabeza del jugador del Sevilla Joan Jordán.

"Sevilla debía vivir hoy una gran fiesta del deporte, a la altura de las aficiones del Sevilla y el Betis", ha indicado el primer edil en su cuenta personal de Twitter, en la que ha condenado "rotundamente" cualquier "acto de violencia" y mostrado "su apoyo" a ambos clubes.

Estas reacciones del primer edil se suman a las ya mostradas por el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y el vicepresidente del Ejecutivo autonómico, Juan Marín.

También ha sido condenada por el secretario general del PSOE Andalucía y ex alcalde de Sevilla, Juan Espadas, quien ha indicado por Twitter que "la violencia en el deporte no tiene cabida". "La actitud incívica de una minoría no representa a las aficiones. Hoy es un día triste que no puede volver a repetirse", ha lamentado.

Asimismo, el portavoz de Cs en el Ayuntamiento de Sevilla, Álvaro Pimentel, ha recriminado que "lo que debía ser un partidazo digno de nuestros equipos y nuestra ciudad se va al traste por la inconsciencia de un energúmeno". "Mi apoyo total al Sevilla y al Betis y a los seguidores de estos clubes que saben respetar y disfrutar del deporte más maravilloso del mundo", ha valorado.

El Betis-Sevilla, partido de los octavos de final de la Copa del Rey, ha sido suspendido este sábado por el árbitro sin fecha determinada para retomarse.

El colegiado del encuentro estuvo dialogando con los delegados y entrenadores de ambos equipos durante más de diez minutos hasta que decidió detener el partido a los 40 minutos de la primera mitad. El técnico nervionense Julen Lopetegui no dejó de pedirle explicaciones.

De Burgos Bengoetxea envió a todos los futbolistas al vestuario a la espera de una decisión definitiva. El Betis, que tardó en aceptar la decisión, acabó también en la bocana. El partido se interrumpió con 1-1 en el marcador tras los goles del Papu Gómez y Nabil Fekir.

 

TE RECOMENDAMOS