Quantcast
El tiempo en: Sevilla
Viernes 27/05/2022  

Sevilla

Condenado por insultar a dos guardias civiles en el cuartel y luego en Facebook

Un juzgado de Sevilla ha condenado a un varón por calumnias con publicidad y amenazas leves tras tachar de "corruptos hijos de puta" a dos guardias civiles

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Agentes de la Guardia Civil en un juzgado.

El Juzgado de lo Penal número 15 de Sevilla ha condenado a un varón por delitos de calumnias con publicidad y amenazas leves, después de que tachase de "corruptos hijos de puta" a dos agentes de la Guardia Civil y reprodujese tales insultos en la red social Facebook.

En una sentencia emitida el pasado 3 de enero y recogida por Europa Press, el Juzgado de lo Penal número 15 declara probado, por conformidad del acusado, la acusación particular de los agentes ejercida a través de la Asociación Unificada de Guardia Civil (AUGC) y la Fiscalía, que el 7 de septiembre de 2018, el encartado se personó en el puesto de la Guardia Civil de Sanlúcar la Mayor manifestando que quería denunciar un presunto delito y, ante la "disconformidad de la respuesta" de los dos agentes presentes en ese momento, "con manifiesto desprecio a la verdad" les tachó de "corruptos hijos de puta" y les acusó de no cumplir la legalidad.

Igualmente, según el relato de hechos probados, les amenazó con hacerles "la vida imposible", todo ellos "a gritos y con actitud desafiante".

Después, del 8 al 12 de septiembre, publicó entradas en la red social Facebook llamandoles "corrupto, hijo de puta y fascista", entre otras descalificaciones.

Dado el caso, el encartado resulta condenado a seis meses de cárcel por un delito de calumnias con publicidad, con la obligación de retirar las publicaciones señaladas; y a una multa de 180 euros por un delito leve de amenazas, siéndole además impuesta una indemnización de 2.500 euros en favor de cada uno de los dos agentes afectados.

La pena de prisión le queda no obstante suspendida con la condición de que no vuelva a delinquir en un periodo de dos años y a que vaya saldando la responsabilidad civil a un mínimo de cien euros al mes.

TE RECOMENDAMOS