Quantcast
El tiempo en: Sevilla
Lunes 23/05/2022  

La Tribuna de Nertis

El dichoso palo

Pedro Salinero, abogado de Nertis, nos habla del incidente que tuvo lugar en el último derbi copero entre el Real Betis y el Sevilla FC

Publicado: 19/01/2022 ·
11:45
· Actualizado: 19/01/2022 · 11:48
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Los integrantes de Nertis.
Autor

Nertis

La sociedad, la política o la justicia desde el punto de vista de los miembros del despacho Nertis Legal

La Tribuna de Nertis

Los distintos profesionales del despacho Nertis Legal analizan en cada artículo la realidad social

VISITAR BLOG

El pasado sábado era un día muy relevante para los que somos amantes del fútbol en nuestra ciudad, debido a que se disputaba un derbi entre el Real Betis y Sevilla FC para conseguir una plaza para los cuartos de final de la Copa del Rey.

Fruto de ello se encontraban las calles y terrazas de los bares repletas desde bien temprano, respirándose el ambiente de lo que podía ser una gran cita, sin faltar en el entorno la “guasa sevillana” que nos atesora.

Así pues, todo iba transcurriendo según lo previsto, sin producirse ningún altercado hasta que pasa lo que creo que ya sabemos y que no hace falta recordar, determinándose la suspensión del partido por el árbitro, el cual se terminó aplazando al domingo, desarrollándose a puerta cerrada.

Pues bien, finalmente ganó el equipo que fue mejor en el desarrollo del encuentro, en lo que a fútbol se refiere, sin embargo, será recordado por otras cosas, siendo el máximo protagonista un palo lanzado por un energúmeno, el cual se cargó el gran acontecimiento.

Tras todo ello, hubo una serie de sucesos donde ambos equipos se vieron perjudicados y adjetivos como la mala educación o crispación entraron a escena, tanto por parte del cuerpo técnico de ambas entidades como de las propias plantillas.

El jugador que fue agredido tuvo que ser atendido y no pudo jugar en la reanudación del encuentro ya que tuvo que guardar reposo por prescripción médica, así que creo que ello debería haber sido suficiente para no reanudar el partido al día siguiente, siendo la indudable víctima, no entendiendo todavía la decisión tomada por el Juez Único de Competición de la Federación Española de Fútbol.

Pese a ello, el Sevilla FC tuvo que aguantar además una serie de vejaciones y ataques vertidos tanto sobre el propio jugador agredido como sobre el entrenador, del cual dicen que exageró, pudiendo llevar incluso razón los béticos ya que la suspensión beneficiaba al Sevilla FC porque le interesara para recuperar jugadores y había jugado peor los pocos minutos que se habían disputado.

Aun así, no creo que sean las maneras y menos que sean los propios jugadores, ejemplo para tanta gente, en su mayoría niños, los que deban manifestarse en los términos que lo hicieron o hacer gestos tan feos y deleznables como los que se hicieron en la celebración del encuentro por parte del Real Betis, no dudando que si hubiera sido al revés algún otro jugador se hubiera equivocado igualmente. Lo sucedido fue, finalmente, un derbi donde salió vencedor el Betis, pero volvió a perder el fútbol y, lo que es más importante, los sevillanos con la imagen demostrada.

TE RECOMENDAMOS