Quantcast
El tiempo en: Sevilla
Sábado 13/08/2022
 
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Sevilla

El Segundo Escuadrón de Despliegue Aéreo cumple 15 años con excelentes resultados

La unidad, que nació en Tablada y tiene la sede en Morón, cuenta con 150 integrantes para desarrollar misiones en el exterior

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai

El Segundo Escuadrón de Despliegue Aéreo cumple su 15 aniversario.

El Segundo Escuadrón de Despliegue Aéreo cumple su 15 aniversario.

El Segundo Escuadrón de Despliegue Aéreo cumple su 15 aniversario.

El Segundo Escuadrón de Despliegue Aéreo cumple su 15 aniversario.

El Segundo Escuadrón del Despliegue Aéreo celebra este lunes su décimo quinto aniversario. Atrás queda el nacimiento en Tablada y la consolidación en Morón de la Frontera (Sevilla) de una unidad, que nació con el objetivo de que el Ejército del Aire tuviera una segunda unidad para poder apoyar y sostener el despliegue de medios aéreos en dos lugares del mundo, simultáneamente y en tiempo récord.

Bajo el mando del teniente coronel David Blázquez García, el Segundo Escuadrón de Despliegue Aéreo (Seada) es una de las unidades más jóvenes del Ejército del Aire, tanto por el tiempo que lleva funcionando como por la edad media de sus miembros. Es una unidad con gran espíritu de servicio y de esencia expedicionaria, constituida por más de 150 integrantes de los cuales un diez por ciento son mujeres y un tercio de la plantilla tiene aptitud paracaidista.

El proceso de selección que supone el Plan de Instrucción número 1 es exigente en los aspectos mental y físico, al igual que lo es desempeñar la misión encomendada: proporcionar protección a las Fuerzas Aéreas desplegadas, facilitar y apoyar su despliegue y apoyar el transporte aéreo. Somos un elemento capacitador para las operaciones expedicionarias del Ejército del Aire", ha explicado el teniente coronel Blázquez.

No en vano, en estos quince años, tal y como explica su máximo responsable, "la unidad ha demostrado que sirve eficazmente al propósito para el que fue creada, se ha consolidado técnicamente, se ha creado un sello propio de garantía y excelencia por el trabajo que realiza, lo que ha supuesto un ahorro considerable al Ejército del Aire en lo que a instalación de infraestructuras desplegables se refiere, hecho que nos ha servido para recibir el premio a la excelencia en el sostenimiento".

Presencia en misiones 

La Unidad ha tenido, desde su creación, una presencia muy activa en misiones tanto nacionales como internacionales. Algo que ha sido posible gracias a la confianza que se depositó en el proyecto desde sus inicios. "Este compromiso viene acompañado de una especialización continua a través de los planes de formación y de adiestramiento de la Unidad", ha destacado el Blázquez. "Gracias a ello, y al empleo constante de las capacidades en misiones, ejercicios y apoyos a otras Unidades, hemos conseguido ese nivel de excelencia que ha confirmado las expectativas marcadas por el Ejército del Aire cuando inició este ilusionante proyecto de creación".

El Segundo Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (Seada) se adapta a escenarios cambiantes y tiene como reto continuar siendo un elemento capacitador de la fuerza aeroespacial. "Nuestra fuerza aeroespacial es una fuerza de casi quinta generación, por lo que los apoyos que garantizamos deben estar a la altura, lo que conlleva un continuo proceso de adaptación, para con la flexibilidad característica del poder aéreo, ser capaces de dar respuesta adecuada en cualquier entorno y escenario de la misma manera que hacen los medios aéreos", ha advertido el teniente coronel.

Respecto a los símbolos de la unidad, son la prenda de cabeza, una boina negra de corte tradicional paracaidista, que se gana a la finalización de la instrucción, y el emblema, que está compuesto por el mitológico caballo Arión, que representa la dureza, la perseverancia y la inteligencia, sobre fondo color albero, tradicional de la tierra andaluza, y el lema, Nulli Secundus, que significa "segundos en nada".

Una frase que resalta el espíritu de competitividad de los integrantes de la unidad, un personal muy comprometido con la misión. Este es el verdadero valor del Seada, según destaca el Teniente Coronel jefe: su capital humano. "Por eso es tan importante el proceso de selección y la formación permanente en valores", ha advertido.

Por su parte, el comandante José Gallego Escudero, jefe de las Escuadrillas de Protección de la Fuerza, de Apoyo a la Movilidad y de Apoyo General, destacó por su parte que los integrantes del escuadrón han de tener un "carácter dinámico y estar muy comprometidos. Son requisitos imprescindibles".

También ha recordado un momento clave en estos 15 años: cuando se declaró la capacidad operativa plena de la unidad, algo con lo que se pusieron de manifiesto las capacidades consolidadas del escuadrón. "Inicialmente se alcanzó la capacidad de seguridad y defensa activa, así como el apoyo al transporte aéreo militar, y posteriormente se consolidó la capacidad de desactivación de artefactos explosivos y de ingeniería militar", ha detallado.

Otro de los oficiales, el comandante Javier de la Viuda del Castillo, explicó que "fomentamos a diario valores y cualidades importantes para nuestro equipo, como el liderazgo, el espíritu de sacrificio y la capacidad de superación. Nuestro personal ha realizado misiones en numerosos países y ha desarrollado sus cometidos dentro y fuera de nuestras fronteras, con unos tiempos de activación en ocasiones de escasos días, y siempre tenemos que estar preparados para estar a la altura, porque aquí nunca sabemos dónde y cuándo se nos puede necesitar", ha concluido.

TE RECOMENDAMOS