El tiempo en: Sevilla
Jueves 25/07/2024  

Sevilla

Exclusiva

Aborgase tiene más terreno para seguir enterrando residuos

La empresa cuenta con casi 300.000 metros cuadrados de terreno en la finca de Montemarta-Cónica para ampliar los vertederos

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • La planta de tratamiento, -
  • Según datos de Rethinking, el 85,9% de la basura que les llega termina enterrada en el vertedero
  • El Tribunal de Cuentas ha exigido una nueva licitación de la concesión administrativa
  • La zona de reserva de 278.192 metros cuadrados es equivalente a 38 campos de fútbol

La empresa Aborgase, Abonos Orgánicos Sevilla, que ha solicitado a la Junta de Andalucía la modificación del Plan Especial para que el vertedero de residuos urbanos de Montemarta-Cónica dure 60 años, aún mantiene como zona de reserva para futuros vertidos 278.192 metros cuadrados, equivalentes a 38 campos de fútbol como los del Sevilla y el Betis.

La compañía, concesionaria de la Mancomunidad de Los Alcores y que presta también servicio a la extinta del Bajo Guadalquivir para el tratamiento y eliminación de residuos urbanos, se enfrenta cada día al reto de procesar al menos 1.500 toneladas de desechos de 42 municipios del área metropolitana de Sevilla en su Centro Integral de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos de Montemarta-Cónica, situada en la finca del mismo nombre de Alcalá de Guadaíra y con una superficie de 158,16 hectáreas.

El 85,9% va a vertedero

Según las estimaciones realizadas por la ONG Rethinking a partir de los datos de 2018, la planta de Montemarta-Cónica recibe 425.287,6 toneladas de residuos en masa en triaje en la planta de compostaje, de los que se recuperan 711 toneladas de papel/cartón, algo más de 23 toneladas de compuestos y 2.385 de otros materiales, a los que hay que añadir las 10.916 toneladas que se estabilizan.

El resto del material, es decir, 365.501,92 toneladas, va directamente a vertedero, sin incineración contemplada, lo que supone el 85,9% del total, siendo recuperado sólo el 1,8% y bioestabilizado, un 2,6% de lo que entra en compostaje.

Con respecto a la planta de clasificación, de las 11.383 toneladas que entran en Montemarta-Cónica, se recuperan 714 toneladas de otros compuestos mientras que termina en vertedero las 5.325,5 toneladas restantes, es decir, el 46,8%, lo que implica que apenas se recupera la mitad de lo que entra en la planta de clasificación, según los datos de Rethinking.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecen que habrá que reciclar el 65% de todos los residuos que se generen en 2025, un porcentaje que se elevará al 75% en 2030 y al 85% en 2035. Por residuos, los plásticos deben reciclarse en un porcentaje del 55%, 75% y 75%; los de madera, un 30%, un 40% y un 60%; los de metales, en un 40%, un 60% y un 80%; los de vidrio, en un 70%, 80% y 90%, al igual que los briks; y los de papel-cartón, en un 75%, 90% y 95%, aunque la Disposición transitoria 4ª rebaja ese objetivo global al 60% en 2025.

Con los datos de 2018, la planta de Montemarta-Cónica está muy lejos de conseguir los ODS en 2025, ya que el 85,9% de todos los residuos que entran en las instalaciones terminan en vertedero y sólo se recupera la mitad de los residuos que llegan a la planta de clasificación.

Además, Aborgase cuenta con un handicap muy importante, que es la prórroga forzosa de la concesión administrativa y que ha sido objeto de crítica por parte del Tribunal de Cuentas en su informe de fiscalización de los años 2017-2019 de la Mancomunidad de Los Alcores, en el que hace petición expresa para que se subsane una irregularidad que se mantiene desde 2016, como es la obligada nueva licitación de la concesión, a la que podría optar cualquier otro operador.

A pesar de que Aborgase tendría que pasar por ese procedimiento administrativo, ya ha solicitado la ampliación de su vertedero, mientras que mantiene en reserva casi 300.000 metros cuadrados, un espacio en el que podría seguir “enterrando” los residuos, a tenor de los datos ofrecidos por Rethinking.

El plano de los usos de la finca de Montemarta-Cónica.

Sus necesidades futuras

Aborgase considera que las necesidades de futuras infraestructuras o modificación de las existentes vendrán determinadas por las exigencias técnicas y legislativas de explotación del Centro, en cuyo caso se deberá proceder a la realización de los pertinentes estudios, proyectos y tramitaciones para la obtención de los preceptivos permisos para su ejecución y puesta en servicio.

La zonificación del ámbito del Plan Especial se reduce a dos zonas claramente diferenciadas, la de vasos y la de instalaciones, edificaciones y procesos, ambas ocupando una superficie total de 1.581.587 m2.

Los procesos en las zonas de Vasos se desarrollan a partir de los vasos de reserva (Vr), donde se procede a su preparación para el vertido de rechazos. Una vez preparados pasan a lo que se denomina Vasos de Vertido Activos (Va). Cuando se colmata la capacidad prevista de almacenamiento de rechazo se procede primero a la clausura del vaso (Vc), y posteriormente a la restauración (Vcr).

Con el paso del tiempo, debido a la descomposición y los cambios de humedad, disminuye la altura del material en vasos ya clausurados, donde se extendió y compactó por capas. Ello permite poner en activo de nuevo alguno de estos vasos, y se reinicia el proceso.

En función de la fase de explotación, la situación actual de los vasos contempla para vasos de reserva, es decir, para futuros vertidos, 278.192 metros cuadrados, mientras que cuenta en estos momentos con 133.558 vasos de vertido activos o en explotación.

Eso sí, Montemarta-Cónica cuenta ya con 200.608 metros cuadrados de vasos clausurados por colmatación y de 292.910 metros cuadrados de vasos clausurados y restaurados sin actividad.

Además, hay 64.021 metros cuadrados de zonas de vertedero inertes activas y una zona residual, límite con el resto, de 141.507 metros cuadrados, conformando los 1.110.796 metros cuadrados de las instalaciones.

Zona de instalaciones

En las instalaciones y edificaciones vinculadas a la actividad es donde se llevan a cabo las actuaciones de recepción, clasificación, almacenamiento, reciclajes, aprovechamiento energético, investigación, administración, etcétera.

Se distinguen dos zonas, la actualmente ocupada por la actividad y la de reserva,  de forma que la de instalación, procesos, administración y auxiliar cuenta con 233.203 metros cuadrados; una de reserva, que es un olivar, de 200.855; y un área residual limítrofe con las anteriores de 36.733, completando los 470.791 totales.

Así pues, una zona de olivar con más de 200.000 metros cuadrados de superficie queda también como reserva para posibles ampliaciones futuras, en este caso de instalaciones, con acceso desde el Norte.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN