El tiempo en: Sevilla
25/02/2024  

Málaga

Modelos 'curvy', Down y en silla de ruedas: la inclusión se hace hueco en la pasarela

La escuela de modelos inclusiva de Ana Alicia Ruiz ayuda a personas de diferentes tallas, edades o capacidades a formarse en el modelaje

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
  • Escuela de modelos inclusiva de Ana Alicia Ruiz. -

Gael se coloca las gafas de sol, mete las manos en los bolsillos y desfila por la sala con paso firme y mirada al frente. Este joven de 22 años tiene síndrome de Down y es uno de los alumnos de la escuela de modelos inclusiva de Ana Alicia Ruiz, que ayuda a personas de diferentes tallas, edades o capacidades a formarse en el mundo del modelaje.

Ana tiene 32 años y trabaja como modelo, pese a que a su metro y medio de estatura no se lo ha puesto fácil. Rechazada en los casting de forma sistemática por su baja altura, esta decidida malagueña se propuso hacerse un hueco en las pasarelas y lo consiguió. Ahora quiere ayudar a otras personas a cumplir su sueño de ser maniquí, pese a no cumplir los cánones de belleza tradicionales.

Con este fin abrió hace una década en Alhaurín de la Torre su particular academia de modelos, por la que han pasado en estos años más de 400 personas de todo tipo: altas, bajas, curvys, jubiladas, menores, en silla de ruedas o con alguna discapacidad física o intelectual.

"Para mí es un reto personal enseñar a todo tipo de alumnos, porque no es nada fácil y tienes que ir amoldando la forma de la enseñanza a la persona, pero cuando veo el resultado al cabo de unos meses, me siento muy satisfecha del trabajo hecho con ellos", explica a EFE Ana Alicia Ruiz.

Desfilar y mucho más

Ruiz les enseña a posar y desfilar, pero también les da clases de maquillaje y cuidado de la piel, de protocolo, redes sociales, relaciones externas o hasta de 'personal shopper', para que los alumnos sepan qué ropa les favorece más o qué conviene llevar a un determinado evento.

"Como vamos en contra de todos los cánones de belleza, nosotros tenemos que destacar y ser muchísimo más profesionales, porque a la hora de contratarnos se nos va a exigir mucho más", apunta Ruiz, que lamenta que las marcas sigan priorizando la selección de maniquíes altas y "90-60-90", aunque el grueso de sus clientes no responda a estas medidas.

Pese a las dificultades, Gael tiene claro que de mayor quiere ser "modelo y famoso". Desfila con desparpajo y posa con naturalidad ante la cámara. Ruiz le enseña cómo poner los pies en la silla y cómo colocar la espalda y las manos mientras Carlos, el fotógrafo de la escuela, le saca unos retratos.

Gael comparte hoy clase con otros siete alumnos: la pequeña Leyre, de 11 años; Raúl, de 49 y también con síndrome de Down; Paula, de 22; Claudia, de 21; Alfonso, de 56; Zaira, de 20, y Laura, de 23, quien padece diplejía espástica, una forma de parálisis cerebral infantil que se caracteriza por la pérdida de fuerza en las extremidades inferiores.

Un futuro profesional

Eso le pasó a Zaira, que lleva cuatro años, desde los 16, formándose en la escuela. Ana Alicia Ruiz la conoció en una pasarela y le dijo: "Eres un diamante sin pulir". Esas palabras la animaron a apuntarse a la academia y ahí ha logrado superar sus "miedos y complejos", en su caso por sus orejas y unas manchas en la piel.

"Ahora voy a todos lados con un moño, ya no me importa mostrar mis orejas", afirma sonriente Zaira.

Como ella, Paula ha conseguido tener más confianza en sí misma desde que se forma en esta escuela. Hace dos veranos que se subió por primera vez a una pasarela y, aunque tampoco responde a los típicos cánones de belleza, confía en poder llegar a dedicarse profesionalmente al modelaje.

Claudia también conoció casualmente a Ana Alicia Ruiz, durante un desfile de moda inclusivo, y ahora comparte clase con su tío Raúl, a quien le encanta "enchaquetarse", "sentirse guapo" y desfilar, a poder ser junto a la directora de la academia, a la que adora.

A Claudia esta experiencia le gusta, se divierte y espera poder seguir teniendo la oportunidad de trabajar como modelo de posado para fotos, que es lo que más le apasiona.

Quien también quiere hacerse un hueco en este mundo es Alfonso, que a sus 56 años, y tras trabajar toda la vida como empresario autónomo, ha dejado a un lado "la vergüenza y los miedos" para hacer sus pinitos como modelo y actor. Le podemos ver interpretando a un policía en el capítulo 7 de la serie "La chica de nieve" de Netflix.

Modelos de portada

Varios alumnos de Ana Alicia Ruiz han llegado a protagonizar importantes campañas publicitarias. Es el caso de Fran Ruiz, un joven con síndrome de Down que ha sido portada en una revista internacional; de María Diéguez, una modelo 'curvy' que ha ganado dos certámenes a nivel nacional, o de David Márquez, que pese a su discapacidad física -una cojera en una pierna- ha trabajado en Madrid y Barcelona para diferentes diseñadores.

Entre tanto, la directora de la academia, que también es diseñadora de moda, sigue adelante con sus proyectos profesionales. El próximo 27 de noviembre representará a España en el certamen de Miss Europa Continental, que se celebrará en Nápoles (Italia).

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN