El tiempo en: Sevilla
Martes 28/05/2024  
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Sevilla

Verbo, el teatro hecho librería que lucha contra viento y marea para sobrevivir

En 2015 abrió en la calle Sierpes la librería Verbo, que ocupa el patio de butacas y el escenario del antiguo Teatro Imperial, pero su futuro es negro

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

La librería Verbo, en el antiguo Teatro Imperial.

La fachada de la librería Verbo.

La librería Nuño.

Fran Nuño en su librería.

  • En esencia, necesitan contar con libros en sus estanterías y liquidar con editoriales y distribuidoras según se vayan vendiendo
  • Agradecen la ayuda moral, porque otra no pueden tener, que les están dando desde el Ayuntamiento
  • Fran Nuño asegura que “saco la librería a la calle, y atraigo a gente al local”

En 2015 abrió en la emblemática calle Sierpes de Sevilla la librería Verbo, que ocupa todo el patio de butacas y el escenario del antiguo Teatro Imperial, que se había inaugurado 111años antes. Ahora, Verbo intenta sobrevivir en medio de una crisis que ha obligado a cerrar en la ciudad varias librerías en los últimos años, aunque otras como Fran Nuño, de 10 metros cuadrados, todavía aguantan.

Y es que puede que la capital andaluza no se pueda permitir el lujo de perder más librerías, tras cerrar en 2023 El gusanito lector, Caótica o Isla de Papel, pero debe ser por sus dimensiones, casi 1.000 metros cuadrados, o por ocupar todo un teatro, desde sus taquillas al escenario, que el anuncio de la crisis de esta librería ha resonado con más fuerza que los cierres de otras empresas que se dedican a lo mismo.

Con Verbo no se puede hablar de una “histórica ubicación”, porque la librería como tal en este sitio solo lleva desde 2017, cuando tomó el relevo de la desaparecida Beta, que era hasta unos años antes quien funcionaba vendiendo libros en el mismo sitio, pero los sevillanos se han acostumbrado a tener su librería-teatro, y en una ciudad donde el orgullo se manifiesta a lo grande, esta crisis se está sintiendo con un tamaño directamente proporcional al tamaño del local.

Pero, ¿por qué puede cerrar sus puertas esta librería, y a medio minuto a pie sobrevive otro gigante, como Casa del Libro, con nada menos que cuatro plantas en la calle Velázquez? La respuesta a esa pregunta intenta encontrarla Ricardo Carneado, uno de los socios de Verbo, que habla con EFE en mitad de demasiadas estanterías vacías, y lamentando que no están teniendo todas las ayudas que ahora mismo necesitan de editoriales y distribuidoras, al fin y al cabo las grandes beneficiadas de su trabajo.

La fachada de la librería Verbo.

“Estamos buscando soluciones por todos lados, tanto desde el punto de vista de colaboraciones con empresas privadas como con buscarle soluciones a esas deudas” que se han contraído y que ponen en riesgo la estructura de la empresa, aunque, dentro de la prudencia, lamenta que “ha habido poca ayuda de las editoriales a la hora de poder buscarle soluciones y no llegar al corte del suministro”.

En esencia, necesitan contar con libros en sus estanterías y liquidar con editoriales y distribuidoras según se vayan vendiendo. Es la pescadilla que se muerde la cola, porque sin libros no hay dinero, pero sin dinero no hay libros, “y te resulta imposible volver otra vez a intentar darle soluciones a las tesituras económicas” que se van dando durante el año.

Además, el local es alquilado, aunque Carneado explica que ese es el menor de los problemas que tienen, porque la propiedad les está echando una mano mientras despeja la tormenta, y, sin dar muchos detalles, dice que no paran de hacer gestiones y agradecen la ayuda moral, porque otra no pueden tener, que les están dando desde el Ayuntamiento.

Diez metros cuadrados que sobreviven

La antítesis de Verbo es Nuño, que podría ser la librería más pequeña de la ciudad, y tiene en su mostrador un cartel que agradece la fidelidad del público para haber cumplido 25 años de vida en su local de la calle San Luis, a tiro de piedra de la Basílica de la Macarena.

La librería Nuño.

Su gerente es Fran Nuño, que abrió inicialmente en el barrio de Triana, pero no había cumplido un año de vida empresarial cuando llegó al casco antiguo. Compró el local, de modo que el alquiler no le quita el sueño, y cuenta, además con la ventaja de ser escritor y participar en muchas actividades, de modo que “saco la librería a la calle, y atraigo a gente al local”, con lo que “si saben que tengo este negocio, muchas veces hacen compras en él quienes me convocan para acudir a sus citas con mis libros”.

Nuño cree que, para las librerías pequeñas, la pandemia marcó un antes y un después, porque se comenzó a leer más “al tener más tiempo libre”, y “los que ya eran lectores de por sí leyeron más todavía”, para crearse, incluso una conciencia de apoyo al pequeño negocio.

Fran Nuño en su librería.

Este librero asegura que, en una ciudad que ha perdido nueve librerías en un año, vende más libros que en 2019 “porque la cifra se ha estabilizado y los lectores siguen apostando muchos de ellos por las pequeñas librerías”, incluso por encima de gigantes de compras a través de internet.

Mientras lo explica, Verbo ha publicado un comunicado en sus redes sociales en el que agradece a los clientes y ciudadanos en general “las muestras de apoyo que están recibiendo” y confía en no formar parte de la historia negra de una ciudad sin librerías, algo que más de 700.000 personas no deberían permitirse a sí mismas.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN