El tiempo en: Sevilla
Sábado 18/05/2024
 
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Sevilla

Una trabajadora sevillana cobra 5.315 menos al año que un trabajador

La brecha salarial se ha incrementado en un punto hasta el 31,3% e implica trabajar cuatro meses más al año que un hombre

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
Cargando el reproductor....
  • La reducción de las peonadas incrementa la brecha al 98% en la agricultura
  • Si los contratos parciales fueran a jornada completa, la brecha se reduciría al 11%
  • La parcialidad tiene nombre de mujer pese a que es, en la mayoría de ocasiones, involuntaria

La estructura productiva y la parcialidad son las causas principales de que las mujeres de la provincia de Sevilla tengan que trabajar cuatro meses más al año para cobrar lo mismo que los hombres, una brecha salarial que se ha incrementado este año en un punto, situándose en el 31,3%, lo que supone cobrar 5.315 euros menos al año.

Es la principal conclusión del informe de brecha salarial de género de 2024 presentado por la secretaria de Mujer e Igualdad de CCOO de Sevilla, Pepa Bermudo, y la secretaria de la Mujer de CCOO de Andalucía, Patricia Laguna.

A Sevilla sólo la supera Huelva y Cádiz y es la agricultura la que presenta una mayor brecha salarial, donde la diferencia entre los salarios percibidos entre mujeres y hombres se acerca al 98% debido a la sequía, ya que al reducirse las peonadas, son ellas las principales perjudicadas. A este sector le sigue el de servicios personales y de ocio, es decir, peluquerías o salones de belleza, entre otros, debido a que las trabajadoras perciben salarios muy bajos y tienen jornadas parciales, con un 78%.

Según Bermudo, “las sevillanas nos enfrentamos al techo de cristal pero, sobre todo, tenemos que lidiar con el suelo pegajoso al ocupar los sectores más precarios y peor pagados”, apuntando que si los contratos parciales se convirtieran en contratos a jornada completa, la brecha se reduciría al 11% en la provincia.

Para Bermudo, las causas de esta desigualdad hay que buscarlas en la estructura productiva, centrada en la agricultura y los servicios, y en la parcialidad. “La parcialidad tiene nombre de mujer pese a que es, en la mayoría de ocasiones, involuntaria, como consecuencia de la asunción de los cuidados. Nosotras dedicamos 43 horas semanales a tareas relacionadas con los cuidados frente a las 18 de nuestros compañeros”, aseguraba.

Además, Bermudo añade una desigualdad estructural, ya que seis de cada diez personas desempleadas son mujeres, sin contar las que no demandan empleo, “una desigualdad durante la vida laboral que se ensancha entre 29 y 45 años, produce interrupciones y termina provocando una brecha en las pensiones”, añadía.

Ante estos datos, CCOO hace hincapié en la necesidad de educar en corresponsabilidad, reclamando un aumento de permisos retribuidos, ya que son las mujeres las que se reducen las jornadas o piden excedencias, lo que les perjudica en su vida laboral.

“Hay que primar las adaptaciones de jornada, que son un derecho reconocido para las personas trabajadoras. Pero también hay que valorar como se merecen los trabajos de cuidados porque están muy feminizados”, aseguraba.

Para el sindicato también es importante fomentar la negociación de los planes de igualdad en las empresas, “una herramienta básica para alcanzar la igualdad real y efectiva en los centros de trabajo”, concluía la secretaria de Mujer e Igualdad de CCOO de Sevilla.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN