El tiempo en: Sevilla
14/04/2024  

Sevilla

A concurso el proyecto para adaptar el Muelle de las Delicias a los megayates

El Puerto de Sevilla saca a concurso la redacción del proyecto para que el Muelle de las Delicias se utilice para el atraque de embarcaciones deportivas

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • El Muelle de las Delicias. -
  • El contrato tendrá un valor de 62.000 euros, 72.600 con impuestos incluidos, y un plazo de ejecución de seis meses
  • Hoy en día, el muelle de las Delicias cuenta con una terminal de cruceros construida con 46 contendores High Cube reciclados
  • Los servicios a megayates son abastecimiento de agua, saneamiento de aguas de sentina de los buques, red de drenaje, energía eléctrica y alumbrado

La Autoridad Portuaria de Sevilla, cuyo titular es Rafael Carmona, ha licitado un contrato de asistencia técnica para la redacción del proyecto constructivo de adaptación del muelle de las Delicias, en el que ha detectado la existencia de patologías, a nuevos usos. El contrato tendrá un valor de 62.000 euros (72.600 con impuestos incluidos) y un plazo de ejecución de seis meses.

Tras 60 años de uso como muelle para mercancía general, en los años 90 se planeó la urbanización del muelle de las Delicias para usos terciarios, ocio y servicios, construyéndose la nueva terminal de cruceros que funciona en la actualidad. Ahora, con la redacción del Master Plan del Distrito Urbano Portuario en 2023, la Autoridad Portuaria de Sevilla quiere enfocar su actividad más hacia la náutica deportiva y al atraque de yates y megayates, combinados con los actuales usos que ofrece al ciudadano, trasladándose la terminal de cruceros al nuevo espacio puerto ciudad en el muelle de Tablada.

El informe elaborado en la Memoria del Proyecto define las actuaciones a desarrollar, entre las que se encuentra el montaje/desmontaje de medios auxiliares para acceso a las superficies a tratar, así como las inspecciones de toda la superficie de hormigón por debajo mediante embarcación auxiliar y reparación de vigas, pilotes y cantil mediante técnicas recogidas en la norma UNE-EN 1504. También tendrán que sanear el hormigón deteriorado mediante hidrodemolición, con espesor de saneo variable, así como realizar una limpieza con agua a presión de los paramentos no saneados.

Habrá que retirar los elementos metálicos no necesarios y pertenecientes a anclajes de anteriores estructuras ya retiradas y encofrados de la obra, así como el pasivado de armaduras del hormigón tras saneo de éste. Deberá realizarse la rehabilitación con mortero estructural de las zonas saneadas, previa humectación del soporte; la inyección de fisuras con resina epoxi; y la impermeabilización de todos los paramentos de hormigón (tanto los reparados como los no reparados) con mortero elástico.

Las actuaciones contemplan un refuerzo estructural a los pilotes fisurados o rotos, mediante zunchado con anillos de fibra de carbono, la retirada y acopio de los adoquines del pavimento del muelle mediante martillo neumático limpiando la superficie de la cara superior de la losa; la ejecución de una nueva losa de hormigón armado, utilizando la existente a modo de “encofrado perdido”, y el corte de los adoquines y colocación sobre la nueva losa de hormigón.

El proyecto debe contemplar la reubicación de las instalaciones necesarias para dar al muelle un uso destinado al tráfico de megayates. Estos servicios en principio son abastecimiento de agua, saneamiento de aguas de sentina de los buques, red de drenaje, energía eléctrica y alumbrado.

La memoria del proyecto

Según la Memoria del proyecto, debido al incremento de la actividad a principios del siglo XX, la Junta de Obras de la Ría del Guadalquivir y Puerto de Sevilla amplió las infraestructuras portuarias con la construcción del Muelle de Nueva York en 1905 y, entre 1909 y 1927, el canal de Alfonso XIII y el muelle de Tablada.

A pesar de que estas actuaciones aumentaron la capacidad de atraque, las necesidades del tráfico portuario no quedaron satisfechas, por lo que resultó necesario ampliar el espacio para el movimiento de mercancías. Así, en 1928 la Institución portuaria procedió a proponer la construcción del muelle de las Delicias, dando continuidad a toda la línea de atraque.

El muelle de las Delicias fue encargado a la Sociedad Construcciones Hormaechea y fue la segunda obra en importancia durante este periodo, tras la corta y muelles de Tablada. El importe de la contrata ascendió a más de 3 millones de pesetas y comprendía la construcción de las estructuras de hormigón armado, con sus escolleras, la pavimentación completa de la zona de servicio, las vías férreas, la construcción del muro del espaldón, que separaba la zona de servicio del camino de circulación detrás  de ella, con sus rampas de acceso, y la instalación de los servicios de agua y alumbrado, adquiriéndose diez grúas análogas a las instaladas en el muelle de Nueva York.

Tras mantener su uso como muelle para mercancía general durante más de 60 años, en los años 90 se planificó un cambio de usos, también portuarios, pero enfocados al atraque de cruceros. En concreto, en julio de 1994, con la aprobación del Plan Especial del Puerto, se planeó la urbanización del muelle de las Delicias para usos terciarios, ocio y servicios; abriendo el muelle a la ciudad y favoreciendo su acercamiento.

Hoy en día, el muelle de las Delicias cuenta con una terminal de cruceros construida con 46 contendores High Cube reciclados; dispone de aparcamiento subterráneo, locales de restauración, zonas ajardinadas y un acuario. Además, por su ubicación estratégica próxima al centro de la ciudad, es un escenario adecuado para la celebración de actividades culturales, deportivas, de ocio, entre otras áreas de interés de para la ciudadanía.

Ámbito de actuación del proyecto.

Con el lanzamiento del Plan Estratégico del Puerto de Sevilla en 2018 y la redacción del Master Plan del Distrito Urbano Portuario en 2023, la Autoridad Portuaria de Sevilla ha concretado nuevos usos para este espacio, más enfocados a la náutica deportiva y al atraque de yates y megayates, combinados con los actuales usos que ofrece al ciudadano; trasladándose la terminal de cruceros al nuevo espacio puerto ciudad en el muelle de Tablada.

Por ello, dada la utilidad del muelle de las Delicias como infraestructura clave para la interfaz puertociudad, resulta necesario su adecuación a los nuevos usos. Dentro del plan de mantenimiento se ha identificado que el muelle, debido fundamentalmente a su antigüedad y exposición ambiental, presenta daños en su estructura.

Así, el informe recientemente elaborado por la empresa “Elabora Agencia para la Calidad en la Construcción”, evidencia la existencia de diversas patologías tanto en la losa del muelle como en la estructura que lo soporta; requiriendo su reparación.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN