El tiempo en: Sevilla
Sábado 20/07/2024  

Sevilla

Sevilla pondrá coto a los pisos turísticos a partir de abril

No será una ordenanza sino un decreto, con revisión anual, y no se espera “efecto llamada”, ya que se registró cuando en 2023 la Junta anunció la regulación

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....
  • El Ayuntamiento espera que la medida provoque un decrecimiento de los pisos turísticos de forma progresiva
  • Las VUT tendrán que cumplir los requisitos técnicos de la Junta y contar con la autorización de la Gerencia, que promete más inspección y control
  • En el casco histórico se estima que sobran unas 2.500 VUT pero en el resto de la ciudad se podrían aprobar más de 26.000

La Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente de Sevilla aprobará este miércoles el decreto mediante el cual pondrá coto a las viviendas de uso turístico (VUT) en la ciudad en aquellas zonas tensionadas, diez barrios del centro y la zona histórica de Triana, de forma que, tras un periodo de exposición pública, pueda ser aprobada por el Pleno de finales de abril y entrar en vigor de manera inmediata, sin necesidad de que sea a través de ordenanza.

Sevilla será la primera ciudad de Andalucía que limitará las viviendas de uso turístico

“Sevilla será la primera ciudad de Andalucía que limitará las viviendas de uso turístico”, decía el delegado de Urbanismo, Juan de la Rosa, quien ha confiado en que la medida provoque un “decrecimiento” en las zonas tensionadas, producto de los requisitos establecidos por la Junta para que una VUT esté inscrita en el registro, con un año de plazo de adaptación, y de la disciplina urbanística, ya que no se autorizarán nuevas, lo que “anualmente bajaría el porcentaje” entre uso residencial y turístico.

Según los datos del informe, técnico y jurídico, que acompaña la propuesta de decreto, Sevilla cuenta con 8.778 viviendas turísticas registradas, de las que 3.324 se encuentran ubicadas en el distrito casco histórico, casi el 40% del total, y donde “sobran” casi 2.500 en los diez distritos considerados tensionados, todos menos San Julián, Museo y San Bernardo, barrios en los que sólo se podrían autorizar 57 VUT nuevas.

Sobre los pisos turísticos que están en plena tramitación de licencia, De la Rosa ha confirmado que “estudiaremos pormenorizadamente lo que tenemos encima de la mesa, pero las que cumplan, tendremos que autorizarlas”, explicaba sobre las presentadas pero no resueltas, muchas de ellas sólo dadas de alta con declaración responsable, apuntando que la “avalancha” de solicitudes “se pudo dar antes”. De hecho, el gerente de Urbanismo, Fernando Vázquez, ha confirmado que el incremento exponencial se produjo cuando la Junta de Andalucía inició la redacción del decreto de viviendas turísticas, que aunque se anunció para septiembre, no se aprobó hasta diciembre y no ha entrado en vigor hasta marzo.

De la Rosa también ha apuntado que los servicios jurídicos de la Gerencia "estudiarán y contestarán" el recurso de alzada interpuesto por la plaza de toros de la Real Maestranza contra la decisión municipal de autorizar la demolición del inmueble del número 10 y 11 del Paseo Colón, contiguo a la plaza, para construir un edificio de 36 nuevos apartamentos turísticos, ya que cualquier recurso "se estudia de manera exhaustiva".

A partir de la aprobación de este decreto, los pisos turísticos nuevos tendrán que cumplir con los requisitos técnicos y exigencias de habitabilidad que le impone la normativa andaluza y no será suficiente con la declaración responsable ante el Ayuntamiento, puesto que deberá tener la autorización de la Gerencia, incrementando el control y la inspección municipal.

También se contempla el envío del expediente disciplinario a la Junta para que cancele la inscripción en el registro autonómica de aquellas que incumplan; la apertura de expediente disciplinario a aquellas viviendas canceladas en el registro autonómico; la petición al Colegio de Administradores de Fincas de las denuncias más recurrentes que les hayan llegados desde las comunidades de vecinos; intensificar las inspecciones por ruidos al Servicio de Protección Ambiental para que se abran expedientes por disciplina ambiental; y cruzar las denuncias con las delegaciones de Turismo de todas las viviendas ilegales.

Los datos de informe

Según el informe de la Gerencia Municipal de Urbanismo, que ya fueron adelantados por Viva Sevilla en a finales de febrero, en Sevilla se contabilizan 8.778 vivendas de uso turístico (VUT) registradas, que establece una relación entre la presencia de estos pisos y la actividad residencial, que fija un porcentaje para establecer zonas saturadas, aquellos barrios en los que este tipo de establecimientos es superior en un 10% en relación a la vivienda habitual.

Así, casi todos los barrios del centro, a excepción de tres, y todo el casco histórico de Triana tiene una presión de pisos turísticos superior al 10%, por lo que no se podría aprobar ninguna vivienda de uso turístico más, mientras que existen tres barrios, como son San Julián, Museo y San Bernardo, en el que la presión se encuentra entre el 5% y el 10%, por lo que se controlarían las nuevas actividades turísticas hasta el tope del 10%. El resto de la ciudad, con un porcentaje de presión inferior al 5%, se consideran espacios idóneos y de expansión para nuevas VUT. De hecho, el documento establece que en la ciudad podrían autorizarse 26.374 pisos turísticos más.

El barrio con una mayor presión turística es Santa Cruz, con un porcentaje de VUT en relación al uso residencial del 32%, seguido del Arenal (28%); Alfalfa (27%); San Bartolome (22%); Feria y Encarnacion-Regina, ambos con 20%; Santa Catalina y Triana Casco Antiguo, los dos con 15%; San Lorenzo (14%), y cerrarían San Gil y San Vicente, con un 13% cada uno, por lo que no se podría autorizar ninguna nueva vivienda de uso turístico hasta que no se rebajase el porcentaje por debajo del 10%.

En el segundo bloque se encontrarían tres barrios, dos de ellos intramuros de la ciudad, como son San Julián, con una presión turística registrada en relación al uso residencial del 10%, en el límite, mientras que le seguirían Museo, con un 8%, y San Bernardo, con un 7%, por lo que sólo se podrían autorizar si no se supera el tope del diez por ciento.

El resto de barrios de la ciudad se sitúan con una presión muy por debajo de la media de todo el distrito Casco Antiguo, que está al 18%, siendo la media de la ciudad del 3%, mientras que todo el distrito de Triana está al 5%, la misma presión que registra el barrio de Triana Este o el de San Roque, los primeros en encabezar el listado del bloque tercero, en el que se considera que deben ser las nuevas zonas de expansión de las viviendas turísticas.

El informe que prepara Urbanismo también recoge que no existe ninguna vivienda turística registrada en barrios como Torreblanca, Zodiaco, San Pablo C, La Corza, Las Almenas, El Gordillo, Aeropuerto Viejo, o Las Letanías, mientras que hay una en los barrios de San Diego, La Barzona, Santa Justa y Rufina-Parque Miraflores, El Torrejón, Pinea y San Matías.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN