El tiempo en: Sevilla
07/03/2021

sociedad

Fundación Secretariado Gitano atendió más de 400 casos de discriminación

En un estudio destaca que esta actitud frente al colectivo se ejerce en Internet, el empleo, la vivienda o el acceso a servicios

Publicidad Ai
Publicidad Ai
  • Secretariado Gitano.

La Fundación Secretariado Gitano (FSG) ha presentado este viernes su Informe Anual Discriminación y Comunidad Gitana en el que recoge los casos de discriminación contabilizados en toda España en el año anterior y que, en el caso de 2019 se cifran en 422, según ha explicado la entidad.

Estos sucesos de antigitanismo han sido asistidos por la propia Fundación en su condición de coordinadora del Servicio de Asistencia y Orientación a Víctimas de Discriminación Racial o Étnica y desde el programa Calí, por la Igualdad de las Mujeres Gitanas.

Los datos presentados, en un acto en el Ministerio de Igualdad, también señalan que estas situaciones se han producido en ámbitos como los Medios de comunicación e Internet, con un total de 68 casos; en las Redes sociales, 115 casos; en el Empleo, 53 casos; en Acceso a bienes y servicios, 75 casos; o en los Servicios policiales, 9 casos.

También se han registrado casos en el ámbito de la Educación (37); de la Vivienda (25) y de la Salud (11); así como unos 32 casos que se han incluido en el ámbito 'Otros', entre los que se incluyen "los casos más extremos de delitos de odio", ha indicado la fundación.

Sobre el perfil de las víctimas, el estudio señala que se constata que la discriminación afecta mayoritariamente a personas gitanas jóvenes, entre los 16 y los 30 años, y a las mujeres, siendo 222 mujeres de las 321 víctimas identificadas.

LA DISCRIMINACIÓN EN EL ACCESO AL EMPLEO

El informe tiene como tema central en este año la discriminación en el acceso al empleo, coincidiendo con el vigésimo aniversario del programa de formación y empleo Acceder de la FSG y con el lanzamiento, la semana pasada, de su campaña #PanParaMañana, con la que se reclama igualdad de oportunidades laborales para los jóvenes gitanos en el mercado laboral.

En este informe se pone el foco en el "importante" número de casos documentados a lo largo de los años en los que las empresas, los empleadores u otros trabajadores han dispensado un trato menos favorable a personas gitanas con base, únicamente, a su origen étnico, han explicado.

"Para la FSG el empleo ha sido y sigue siendo uno de los mejores vehículos para alcanzar la igualdad real de oportunidades y el disfrute efectivo, y sin discriminación, de todos los derechos humanos por parte de la comunidad gitana.", ha señalado Isidro Rodríguez, Director general de la Fundación Secretariado Gitano durante su intervención.

Así, la Fundación Secretariado Gitano apunta a la necesidad de que desde las instituciones se combata esta lacra y que toda política encaminada a mejorar la empleabilidad de las personas gitanas incorpore, entre sus objetivos, medidas efectivas para combatir la discriminación y el antigitanismo en el ámbito laboral.

UN CASO REAL

Para contextualizar esta situación, la entidad relata algunos de los casos que han atendido durante 2019, como el de una joven gitana que tuvo que escuchar un comentario antigitano de una de las compañeras con las que trabajaba en una zapatería, antes de conocer que ella también era gitana: "hay que tener cuidado, porque luego llegan los gitanos y se llevan los zapatos", dijo.

Cuando supo que era gitana, la actitud de su compañera cambio y empezó a tratarla con desprecio, ejerciendo mobbing y llegando a decirle que debería indicar en su currículum que era gitana. La joven se lo comunicó al jefe de tienda y éste le respondió: "entiende que la experiencia que tenemos con los gitanos no es buena, muchos son ladrones". Finalmente, no le renovaron tras el período de prueba.

Desde la FSG se presentó denuncia ante la Inspección de trabajo, y la respuesta fue desestimar la denuncia porque no había pruebas
suficientes. Esta experiencia generó un daño enorme a la víctima, quien aseguró que ha sentido "rabia" e "impotencia" por el hecho de que ella haya acabado sin trabajo y su jefe y su compañera "impunes". "Me gustaría que esto no vuelva a suceder, que mis sobrinillas nunca sufran esto y puedan tener un empleo digno en el futuro", ha declarado.

IMPACTO DEL COVID

Aunque en el informe presentado este viernes los datos documentados y atendidos por la organización fueron a lo largo de 2019, es decir, antes del comienzo de la pandemia, en el acto de presentación se ha aludido al impacto de esta crisis sanitaria, en la discriminación y el antigitamismo.

Así, denuncian que se están generando formas específicas de discriminación, estigmatización y discurso de odio contra la comunidad gitana, al tiempo que se produce un agravamiento de la vulnerabilidad de las víctimas, lo que podría suponer un retroceso en el ejercicio de los derechos de quienes sufren esta lacra.

Es por eso que, desde la Fundación reclaman una Ley integral de Igualdad de Trato que permita dar una respuesta institucional a muchos de los incidentes discriminatorios que enfrentan diariamente las personas gitanas y que con la legislación actual se quedan, en demasiadas ocasiones, sin el resarcimiento al que tienen derecho como víctimas de vulneraciones de derechos fundamentales.

En este sentido, desde la organización se vuelve a instar al Gobierno y a todos los grupos parlamentarios para que impulsen la aprobación de una norma que ha intentado tramitarse hasta en cuatro ocasiones en los últimos diez años, dando cumplimento, de esta manera, a las recomendaciones europeas e internacionales en materia de derechos humanos.

En el acto también han participado, Patricia Bezunartea, directora general de Diversidad Familiar y Servicios Sociales en el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, Rita Bosaho, directora general de Igualdad de Trato y Diversidad Étnico-Racial en el Ministerio de Igualdad; Antumi Toasijé, presidente del Consejo para la Eliminación de la Discriminación Racial o Étnica y los diputados gitanos presentes en el Congreso: Ismael Cortés (En Común), Beatriz Carrillo (PSOE) y Sara Giménez (Ciudadanos).

COMENTARIOS