Quantcast
El tiempo en: Sevilla
Sábado 20/08/2022
 
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Sevilla

Espadas califica de "cacería política" el caso Cabrera, del que piden explicación PP y Vox

Los populares y la formación de Abascal insisten en que la actuación de la Policía en el restaurante del rifirrafe fue "desproporcionada" y un "abuso de poder"

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Juan Carlos Cabrera.

Durante el pleno ordinario celebrado este jueves por el Ayuntamiento de Sevilla, el alcalde hispalense, el socialista Juan Espadas, ha afrontando sendas preguntas del PP y Vox acerca de la "actuación" del concejal de Gobernación, el socialista Juan Carlos Cabrera, en el incidente en el que se vio involucrado el día de Reyes en el restaurante 'Princi.Pico', un debate en el cual tales partidos le han acusado de "vetar la transparencia" y "encubrir" al mencionado capitular, mientras el primer edil ha achacado a PP y Vox una "cacería política" contra Cabrera.

Las preguntas a Espadas sobre dicho asunto llegaban al pleno de febrero después de que en la anterior sesión fuese rechazada, con el voto de calidad del propio alcalde a cuenta del empate cosechado en la votación, una moción del PP en demanda de la comparecencia de Cabrera para que rindiese cuenta de lo sucedido y aclarase si había incurrido o no en un caso de "abuso de poder" promoviendo un despliegue "desproporcionado" de la Policía Local en el restaurante, pesando que el día de la sesión el citado concejal estaba recluido en su hogar al haber arrojado un resultado positivo en la prueba de Covid-19.

Dicha solicitud de comparecencia incluía 18 preguntas, para que Cabrera determinase si él llamó "directamente" al jefe de la Policía Local, si lo hizo identificándose como teniente de alcalde, cuanto tiempo tardaron los efectivos en trasladarse al lugar de los hechos desde la llamada, cuántos efectivos se desplazaron o si es "habitual que se desplace el jefe que se encuentra al frente del servicio para hechos supuestamente derivados por de un libro de reclamaciones", entre otros aspectos.

Tras ser rechazada dicha moción y anunciar el PP que canalizaría como preguntas al alcalde en el siguiente pleno las cuestiones que preveía plantear a Cabrera, un total de 18, el mencionado edil registró un escrito destinado a responder tales aspectos.

EL ESCRITO DE CABRERA

En este escrito, Cabrera explicaba que el 6 de enero acudió junto a unos familiares al restaurante 'Princi.Pico', cuyos responsables se negaron a disponer una mesa para diez comensales pese a que dicha jornada festiva sí estaba permitido tal número de personas a la mesa merced a las estipulaciones de la Junta de Andalucía en el marco de las prevenciones frente a la pandemia.

Según Cabrera, en el marco de dicha discusión uno de sus familiares fue "empujado" y el encargado del local "no accedió" a entregar la hoja de reclamaciones. Según su tesis, él nunca se identificó como concejal y fue un familiar suyo quien "por decisión espontánea y propia" reclamó presencia policial mediante una llamada telefónica.

"Cuando la Policía llegó, ni mis familiares ni yo nos encontrábamos ya en el local. En ningún caso di órdenes de ningún tipo, ni a la Policía Local ni a la Policía Nacional, ni a nadie, para que actuaran en algún sentido", aseguraba Cabrera, exponiendo que habla "a diario" y "muchas" veces con el jefe de la Policía Local y aquel día comentó en una de sus conversaciones con dicho mando policial el "desagradable incidente" después de acontecer el mismo.

"Ni impartí instrucciones ni alenté ningún tipo de actuación", insistía Cabrera, detallando después merced a las preguntas del PP que la Policía Local, según la información proporcionada por el jefe del cuerpo, acudió al restaurante, ubicado junto a una sede policial, "entre 30 y 40 minutos después" de la llamada de su familiar, pesando el hecho de que hay "grandes diferencias en el tiempo de respuesta" de la Policía Local según los agentes en servicio, su proximidad al lugar de los hechos o las contingencias.

Durante la actuación policial, según detallaba, "sólo dos agentes permanecieron en el restaurante" todo el tiempo, si bien "pasaron por el local dos parejas más mientras se desarrollaba la actividad", tratándose en todos los casos de agentes "de la escala básica, sin graduación". La actuación de los agentes, según Cabrera, estuvo "en todo momento" ceñida a los "criterios técnicos.

NO ES "SUFICIENTE"

Pero según el portavoz municipal del PP, Beltrán Pérez, el contenido de dicho escrito de Cabrera no es "suficiente" y en el mismo, el edil habría modificado sustancialmente su versión inicial de los hechos, pesando en todo ello una investigación judicial de los hechos a cuenta de una denuncia interpuesta por Vox contra Cabrera, al que previamente había acusado de insultos xenófobos y racistas en el incidente, extremo que finalmente negó el responsable del restaurante.

A tal efecto, en el turno de ruegos y preguntas al alcalde de la sesión plenaria, el PP elevaba al primer edil 20 preguntas con relación al incidente, similares a las 18 formuladas para la truncada petición de comparecencia de Cabrera, reclamando al alcalde "que encienda la luz de la transparencia" ante la "desproporcionada actuación policial" en el citado restaurante y el presunto "abuso de poder" de Cabrera, después de haber tumbado con su voto de calidad la petición de comparecencia del edil.

Así, Beltrán Pérez le ha reclamado "que sea claro si nada teme", considerando que Cabrera, en su mencionado escrito, "carga la responsabilidad" del asunto sobre el jefe de la Policía Local.

Espadas, no obstante, ha defendido que la comparecencia de Cabrera en el anterior pleno fue rechazada "por la evidente ausencia" del citado edil, confinado en su hogar, y ha reprochado al PP que no canalizase sus preguntas a través de la comisión de control y fiscalización al Gobierno local, remitiéndose al escrito de Cabrera como "respuesta única" a las preguntas planteadas por el PP e invitando a dicha formación a acudir a la citada comisión en caso de requerir más información.

Pero sobre todo, ha avisado de una "cacería política en la que el PP no quiere ser menos que Vox", acusando a Cabrera "sin pruebas" y dándole ya por "condenado". Al respecto, Espadas ha aludido a una "presunta reunión de trabajo" entre el PP y Vox para "coordinar una estrategia conjunta de acoso y derribo" contra el edil Cabrera.

En cualquier caso, el alcalde ha señalado que la Policía Local ha esgrimido que su actuación en el restaurante respondía al "protocolo habitual" y que él lo cree, así como también confía en lo manifestado por Cabrera en su escrito.

"VETO"

Sin embargo, Beltrán Pérez ha criticado que el alcalde no respondiese a las 20 preguntas planteadas al mismo, avisando de "un nuevo veto a la transparencia y a la democracia". "Hay que aclarar si hubo abuso de poder", ha dicho señalando que los socialistas "se niegan a contestar" y que el Gobierno local está "echando sobre el jefe de la Policía Local la sombra de la sospecha de una actuación policial desproporcionada ordenada por Cabrera" a juicio de los populares.

En el caso de la pregunta de Vox, la portavoz del grupo, Cristina Peláez, ha definido el asunto como un "escándalo", acusando al alcalde de intentar "ocultarlo" y de "encubrir" a Cabrera y esgrimiendo las acciones judiciales de su partido. Así, le ha dirigido varias preguntas, como si mantendrá a Cabrera en su puesto si resulta investigado en la causa judicial por la denuncia de Vox o si le constaba la conversación entre el edil y el jefe de la Policía Local sobre el incidente.

Espadas, por su parte, ha insistido en la "estrategia coordinada" de PP y Vox en el asunto, explicando que según el código ético del PSOE, una citación en calidad de investigado no es causa "suficiente" para un cese, tras lo cual se ha remitido al contenido del escrito de Cabrera, rememorando que el mismo indicaba en tal documento que después del incidente lo "comentó" con dicho mando policial.

En cualquier caso, Espadas ha avisado de que la denuncia de Vox no busca ni "justicia ni verdad", sino el mero "objetivo político" de causar el cese o la dimisión de Cabrera, señalando que incluso Vox ha prometido retirarla si Cabrera renuncia.

TE RECOMENDAMOS