Quantcast
El tiempo en: Sevilla
Martes 20/04/2021

La Tribuna de Nertis

SOS Hostelería

Manuel Salinero, abogado de Nertis, nos habla de la situación extrema del sector de la hostelería

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Los miembros del despacho de abogados Nertis Legal.

Por muy diversos motivos me siento especialmente solidario con la enorme quiebra que esta pandemia está suponiendo para un sector tan absolutamente fundamental para la vida y la economía de España como es la hostelería.


Todos sabemos que hay que tomar medidas restrictivas, pero lo que no es justo es cebarse muy especialmente con un determinado sector y encima negarle las ayudas que serían paralelas a esas actuaciones.


Alemania ha destinado a ayudas a bares y restaurantes 10.000 millones de euros hasta junio 2021. Italia, 5.400 millones. Reino Unido concede ayudas directas de 3.000 libras y asume el salario de dos tercios del personal. El Gobierno holandés ha sido el más generoso con unos 15.000 millones. Y así otros países.


Nada de esto tiene que ver con la situación española, a pesar de que como explica el Auto del TSJ del País Vasco que adopta la medida cautelar de reapertura de los establecimientos, no aparecía con claridad la influencia de la apertura de establecimientos hosteleros con la elevada incidencia del virus tras la Navidad. La incidencia mínima del virus fue en 27.12.2020 y para esa fecha ya la hostelería llevaba abierta 15 días. Y según los epidemiólogos los encuentros entre familiares y amigos pueden producir en torno al 80% de los contagios.


Es cierto que la decisión judicial es discutible y no ha sido compartida por otros tribunales, pero pone de relieve la clara dureza con que se ha actuado con la hostelería, que hace que ahora se planteen reclamaciones basadas en el artículo 3.2. de la Ley Orgánica 4/1981 de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio, que dice: Quienes como consecuencia de la aplicación de los actos y disposiciones adoptadas durante la vigencia de estos estados sufran, de forma directa, o en su persona, derechos o bienes daños o perjuicios por actos que no les sean imputables, tendrán derechoa ser indemnizados de acuerdo con lo dispuesto en las leyes”.


No desconozco las tesis contrarias, pero lo que ahora importa es que en las nuevas medidas que anuncia el Gobierno de verdad se ayude a este sector -y a muchas otras pymes y autónomos que lo necesitan- que ha sido tratado con un rigor extremo e inmerecido y que debe ser salvado por el bien de todos.


COMENTARIOS