Quantcast
El tiempo en: Sevilla
Miércoles 12/05/2021

Acento andaluz

Demetrio, ¡qué gran candidato!

Cada vez que habla el ínclito obispo de Córdoba, pienso que este insigne prelado no nació para estar en un púlpito, sino para lanzar mandobles dialécticos...

Publicado: 03/05/2021 ·
11:10
· Actualizado: 03/05/2021 · 11:10
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández.
Autor

Fernando Pérez Monguió

Presentador de 'Acento Andaluz' en 7 Televisión y jefe de informativos de la Cadena SER Andalucía

Acento andaluz

Fernando Pérez Monguió analiza en este espacio la actualidad andaluza, con fibra progresista y corazón social

VISITAR BLOG

Cada vez que habla el ínclito obispo de Córdoba, pienso que este insigne prelado no nació para estar en un púlpito, sino para lanzar mandobles dialécticos desde un atril. Su fe le llevó a evangelizar o universalizar la palabra de Dios, pero su verdadera vocación es política. Más que un predicador, es un politólogo. ¡Qué gran candidato nos hemos perdido los votantes! Los feligreses han ganado a un excelso apóstol de Jesús, pero a costa de un imperial estadista con una oratoria que no tiene nada que envidiar a la habilidad discursiva de Joseph Goebbels, el ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich. 

En estos tiempos en los que los candidatos pesan más que los partidos, le recomendaría que se sometiese al escrutinio de las urnas. Como creo que Córdoba tiene un buen alcalde y seguramente las aspiraciones de Fernández son más universales, le invitaría a presentarse a las próximas elecciones andaluzas ahora que todavía hay alguna vacante en los cabezas de cartel. Tiene para elegir a ambos lados del tablero político, aunque creo donde se sentiría más cómodo. O incluso que concurra a las generales porque su conocimiento trasciende del ámbito local y autonómico.

Su última aportación a los libros de historia, de las relaciones laborales y de ciencias políticas está impregnada de arengas pacificadores y en las antípodas de la polarización: “Si este mundo es azuzado por el marxismo, la lucha de clases y el odio, el trabajo se convierte en una plataforma de lucha e incluso de violencia y de conflicto.

Por eso, es urgente que en este mundo del trabajo entre de lleno el amor cristiano”. Su programa electoral estaría lleno de contribuciones grandilocuentes y visionarias. Por ejemplo, para la investigación ahí queda su análisis sobre la fecundación in vitro, un avance médico que tildó de “aquelarre químico de laboratorio”.

En materia de igualdad, su conocida ecuación: “Cuanto más varón sea el varón, y la mujer más mujer y más femenina, mejor para todos en la casa”. Demetrio Fernández tiene además la fórmula para acabar de un plumazo con la diversidad sexual: “La Unesco tiene un plan para hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual”. El fin de la violencia de género llegará con la abolición del aborto o algo así cabe interpretar cuando equiparó la interrupción voluntaria del embarazo con el asesinato de los niños Ruth y José a manos de su padre para vengarse de su ex mujer.  

Son algunos de los mensajes de sus cartas pastorales, que conformarían un gran programa electoral. Por ello, le conmino a que se presente porque la Humanidad no puede perderse un candidato como él.

COMENTARIOS