Quantcast
El tiempo en: Sevilla
Lunes 21/06/2021

Sevilla

Los zoosanitarios reclaman su derecho a ser vacunados

Los miembros del servicio del Zoosanitario de Sevilla han reclamado ser vacunados como grupo 3C, personal de salud, y reclaman más implicación municipal

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
Cargando el reproductor....

Los miembros del servicio de Zoosanitario del Ayuntamiento de Sevilla han reclamado esta mañana la vacunación. El grupo lo forman 40 personas que acuden a desinfectar tras haberse producido un positivo por covid en un edificio municipal.  Son los únicos limpiadores que pueden utilizar los productos biocidas, que son los realmente matan al virus. Defienden que tendrían que ser vacunados dentro del grupo 3C de vacunación “Personal sanitario y sociosanitario no vacunado antes” y reclaman al Ayuntamiento que se implique para exigir a la Junta de Andalucía su vacunación dentro de este grupo.

Muchos otros trabajadores tampoco están vacunados, pero estos trabajadores tienen una situación especial porque no son sólo “un servicio esencial, son un servicio de salud”, ha defendido este martes Manuel Losa, presidente del Comité de Empresa y  miembro de Comisiones Obreras. Desde el inicio de la pandemia, han trabajado en 23 de las 35 residencias de Sevilla, en los aledaños de los hospitales, en todos los mercados de Sevilla y en los edificios oficiales del Ayuntamiento.

Los sindicatos defienden que tendrían que ser vacunados dentro del grupo 3C pues son “personal de salud”, que tienen un contacto directo con el virus. Juan Antonio Medina,  de UGT, ha denunciado la inacción de la corporación municipal, ya que “el Ayuntamiento se encoge de hombros” y no exigiendo a la Junta la vacunación de este colectivo. Además, critica que el Ayuntamiento no haya respondido a las peticiones que se han repetido desde enero.

Manuel Morcillo Sánchez, del Sindicato de Empleo Municipal, ha denunciado la discriminación que sufre este “reducido” grupo de trabajadores, que desde el inicio de la pandemia han realizado más de 28.00 servicios. Sevilla tiene, además, la peculiaridad de que este grupo de trabajadores forma parte del servicio público y no de una subcontrata.

Manuel Losa, presidente del Comité de Empresa, también ha criticado que en proceso de vacunación la inclusión de “limpiadores y porteros ha sido voluntad de los directores de los colegios”. Además, señala el caso de bomberos, los conductores o los trabajadores de servicios sociales. Losa afirma que desde septiembre hasta la actualidad ha habido 249 contagios en el consistorio y según el presidente del Comité de Empresa los datos desde el comienzo de la pandemia no están registrados “por la habitual dejadez del Ayuntamiento”. Asimismo, ha denunciado la falta de mascarillas en cantidad y calidad (se suministran las quirúrgicas en lugar de las FPP2 o KN95) que facilita el consistorio a los trabajadores.

El Zoosanitario, desde el inicio de la pandemia


Los cuarenta integrantes del grupo de Zoosanitario del Ayuntamiento de Sevilla recibieron la llamada el 14 de marzo y comenzaron a trabajar a las cuatro y media. Les seguirían dos meses en los que trabajaron de 7:30 a 22:00 de lunes a domingo durante dos meses, sin descanso. “Hemos sufrido muchísimo”, reflexionaba  este miércoles Rosa Leguina, miembro del equipo del Zoosanitario. De hecho, han trabajado con la Unidad Militar de Emergencias (UME) en lugares como las residencias, yendo incluso un paso más que los militares, que en muchos casos no tenían la cualificación adecuada para manejar productos biocidas. A día de hoy continúan trabajando.

Acuden allí donde ha habido un contagio dentro de un edificio municipal para realizar la desinfección adecuada. Sin embargo, al no estar vacunados se dan situaciones paradójicas. Por ejemplo, si acuden a una comisaría de policía donde ha habido un positivo y desinfectan. Los policías están vacunados, ellos no. Afortunadamente, ha explicado Manuel, otro de los trabajadores de Zoosanitario, no ha habido contagios dentro de la plantilla por causas laborales, gracias a “la buena praxis” que han mantenido.

 

COMENTARIOS