Quantcast
El tiempo en: Sevilla
Viernes 24/09/2021

Sevilla

Primera unidad integrada de la ESO y conservatorio en Sevilla

El Francisco Guerrero y el IES Ciudad Jardín entran en este programa, novedad del curso que arranca

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • El Conservatorio Profesional de Música Francisco Guerrero lleva solicitando este proyecto desde 2015.
  • 30 alumnos de primero de profesional podrán cursar sus estudios musicales en horario de mañana
  • El profesorado del Ciudad Jardín se desplazará al conservatorio

El curso escolar en Secundaria arranca el próximo 15 de septiembre. Ese día será un momento especial, por haber sido largamente esperado, para el Conservatorio Profesional de Música (CPM) Francisco Guerrero y el Instituto de Educación Secundaria (IES) Ciudad Jardín. En el curso 2021/2022, estos dos centros, junto con otros seis de Córdoba, Málaga y Almería, estrenarán el programa de unidades integradas de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) con formación musical y danza. La unidad integrada del Francisco Guerrero con el Ciudad Jardín será la única de la provincia de Sevilla dentro de este proyecto de la Junta.   

Los primeros 30 estudiantes sevillanos que estrenarán este programa son “sobresalientes”, destaca la directora del conservatorio profesional, Carmen González, que resalta la “buena acogida” que ha tenido: hay lista de espera para entrar. Se formalizaron 43 solicitudes para 30 plazas. Este alumnado no sólo viene con unas notas excelentes de la Primaria sino que, además, ha tenido que pasar la prueba para dar el salto del conservatorio elemental al profesional. “Han demostrado una capacidad de trabajo y un esfuerzo grandes”, apostilla.

La dirección del Francisco Guerrero llevaba años detectando que, a medida que los alumnos subían de curso en su formación académica (especialmente de segundo a tercero de la ESO y de cuarto a primero de Bachillerato), abandonaban los estudios profesionales musicales por la “imposibilidad” material de compaginar tantas horas de estudio y por las dificultades de las familias para poder “conciliar” la logística necesaria, con clases de mañana en el instituto y, luego, por las tardes, en el conservatorio.

“Era desmotivador”, reconoce Carmen González, para la que esta realidad suponía perder “talento”. “Era un  despilfarro que, después de tantos recursos invertidos, estos alumnos se fueran sin titular”. “Era necesario” encontrar una fórmula para hacer compatible la enseñanza simultánea de la ESO con los estudios de música. Y ya la hay. El profesorado del Ciudad Jardín, centro que pega “pared con pared” con el conservatorio, se desplazará al Francisco Guerrero en horario de mañana (8.15 a 14.45) para impartir sus clases y, en las horas de las materias que los estudiantes de conservatorio tienen convalidadas precisamente por sus estudios musicales, sus profesores del Francisco Guerrero les darán sus clases. En Primero de profesional, los alumnos tienen que cursar semanalmente hasta cuatro horas y media.    

“Los padres están contentísimos. Llevamos reclamando este programa desde 2015. Sueño con que llegue a Primaria. Ya tengo hasta el planing hecho”, reconoce Carmen González. “Es como cuando se apostó por el bilingüismo. En Andalucía hay mucho talento y, con este programa, demostramos que no se trata de gastar más dinero, sino de optimizar los recursos para obtener los mejores resultados”, sentencia.

La unidad integrada de Secundaria y música será un reto para los 30 estudiantes que la estrenarán y también para el profesorado. “Esto va más allá de la coordinación de horarios. Se requiere sensibilidad hacia la formación musical”, que la directora del conservatorio tiene claro que no trae más que ventajas: “La música redobla las capacidades de unos niños que ya han demostrado que son buenos”. La relación entre el Francisco Guerrero y el Ciudad Jardín no empezará este curso. Ya llevan 15 años de trabajo con el Bachillerato simultáneo, una experiencia que permite que los alumnos de quinto y sexto de profesional sólo cursen las troncales.  

Los estudios profesionales de música son seis años y la ESO, cuatro, por lo que nada impediría que, de dar buenos resultados, el alumnado opte por continuar su formación con el programa el Bachillerato Simultáneo, que permite obtener ambas titulaciones con menor carga lectiva.

COMENTARIOS